Aquí no se fía

¿Más dinero de todos para la banca?

¡Vaya milonga que nos contaron con la reestructuración del sistema financiero! Decían que había que rescatarlo al precio que fuera para preservar los ahorros de los españoles y desbloquear el crédito. Pero, seis años y decenas de miles de millones después, ninguno de los dos objetivos se ha alcanzado. Todavía hay antiguos titulares de participaciones preferentes que siguen sin recuperar el dinero que les incitaron a invertir con engaños. Y el saldo vivo de los préstamos concedidos por la gran banca continúa bajando.

A algunos ahorradores estafados ya ha empezado a devolverles la justicia lo que les quitaron. Sin embargo, la pertinaz falta de crédito no se sabe cuándo terminará y las perspectivas, además, no son demasiado halagüeñas. El Fondo Monetario Internacional ha advertido esta misma semana de que la mayor parte de la banca europea está todavía "demasiado débil" para operar con normalidad. Es decir, que los casi 600.000 millones procedentes del erario público que se le ha inyectado durante la crisis no han surtido el efecto deseado.

En España no hace falta que venga el Fondo Monetario Internacional para decirnos lo que pasa, porque las empresas y las familias saben por propia experiencia que la ventanilla de los bancos sigue cerrada. Público.es proporcionaba recientemente una cifra muy reveladora: las principales entidades financieras del país tienen prestados ahora a sus clientes 44.000 millones de euros menos que hace un año. Y a ese retroceso contribuyen por igual un grupo tan saneado como el Santander y otro que acaba de salir de la UVI como Bankia.

Según el Fondo Monetario Internacional, después de los sucesivos rescates, la banca europea es más segura, pero carece de músculo financiero suficiente para apoyar la reactivación. Vamos, que los contribuyentes hemos hecho un pan como unas hostias. Gracias al presuroso esfuerzo que los gobiernos nos han obligado a hacer, los propietarios, directivos e impositores de las entidades financieras ya pueden dormir más tranquilos. En cambio, para arrimar el hombro y que mejore el bienestar de todos, dicen necesitar más tiempo.

Probablemente nunca se haya visto una inversión más forzada y más ruinosa. Entre pitos y flautas, el Estado español ha comprometido durante estos años más de 200.000 millones para evitar –según nos aseguraron– que el sistema colapsara. De esos 200.000 millones, unos 26.000 no se van a recuperar nunca, según los cálculos realizados por la Comisión Europea. Aunque seguramente acabarán siendo muchos más, porque esto no ha terminado. Salimos, como mínimo, pues, a 590 euros por cabeza. ¿Qué quiere la banca? ¿Todavía más?
.
.
Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero