Opinion · Puntadas sin hilo

Haciendo vudú

 

¿Pero es posible que no se pueda solucionar la crisis si no es haciendo permanente vudú a los trabajadores?  ¿O es una nueva modalidad de tortura?

“El Banco de España vincula crisis de empleo con la rigidez salarial”.  Y los llamados 100 economistas  “abundan en ello y piden desligar salarios e inflación”. Es decir, suba lo que suba la vida los salarios quietos. Y gracias que no te despiden. Como dijo o diría Cayo Lara se podría estar de acuerdo con el Gobernador si su sueldo fuera de 633 euros al mes. Y los 100 economistas también tienen razón: luego, cuando les conviene, se pasan a ser secretario de Estado de Economía, como Manuel Campa, a hacer con Salgado mitad y mitad de lo que proponían. Reconozcamos que en esto al menos, y no es ironía, Zapatero se ha mantenido firme (hasta el momento) y no ha pinchado alfileres al muñeco de los trabajadores.  ¡Los trabajadores, eso tan poco comercial!

Con lo que, sin ser temerarios, ya conocemos la primera medidita de Rajoy y los suyos, que hoy disfrutan al por mayor y entre cuchufletas en su Congreso en Palma: salarios por un lado, e inflación por el otro.  ¡Y eso que son los defensores de los trabajadores (eso tan poco comercial)!

Lo curioso es que antes de la crisis no se precisaban reformas laborales, se concedían créditos, y salario e inflación eran uña y carne.   ¿No será que los trabajadores son los culpables de la crisis?

Esta disociación entre salarios e inflación, ¿afectará también a los funcionarios?

¿El Banco de España no ha tenido ninguna responsabilidad en la crisis?

Ya no quieren hablar de productividad, no sea que los sindicatos representantes de los trabajadores exijan que ok, pero que si la empresa tiene grandes beneficios habrá que repartirlos también.

Les recuerdo el dato aterrador que ya conocen: El 21% de los españoles vive por debajo del umbral de la pobreza; tres de cada diez familias apenas pueden llegar a fin de mes; el 40% de los hogares no pueden afrontar gastos imprevistos; 200.000 familias de trabajadores han perdido su piso.  ¿Más vudú?

¿Y si les hiciéramos a los políticos el vudú del desprecio?   Porque, ¿es España un país serio?