Opinion · Puntadas sin hilo

Diario de un votante de IU

 

¿Pero por qué no nos votarán más?

Nos acusan de dogmáticos y de que vivimos fuera de la realidad por pretender cosas imposibles en esta sociedad. Puede que tengan algo de razón, pero:

¿Es vivir fuera de la realidad ser un partido en el que prácticamente no existe la corrupción?

¿Es estar  fuera de la realidad vivir únicamente de un salario y pretender, si no mejorarlo, que no nos lo rebajen constantemente por h o por b?

¿Lo es pedir que la enseñanza pública deje de ser comida paulatinamente por el negocio de la enseñanza privada subvencionada?

¿O que la religión en la iglesia y la educación en la escuela?

¿Y que toda mujer tenga derecho a decidir exclusivamente sobre su cuerpo e interrumpir el embarazo siempre que no exista peligro médico? ¿Por qué España tiene que ir  en el furgón de la Historia?

¿O pedir una reforma fiscal progresiva y progresista, es ello imposible?

¿O pedir que nuestra sanidad sea en verdad pública en su totalidad y no dando la gestión a la privada, que también es un negocio?

¿O que se cambie la Ley electoral para que todos los españoles tengamos el mismo reparto de poder político?

Es cierto que, en mi opinión, no es bueno actualmente cambiar monarquía por república. No aportaría nada práctico.

Ni retirarse de Afganistán por las buenas, mientras pertenezcamos a la OTAN y a la UE.

Ni nacionalizar los bancos, que sería un cataclismo social, tanto como volar los cimientos de nuestra economía. Desgraciadamente, no se conseguirá ni que entregar la vivienda salde la hipoteca.

Y debemos reconocer que una Ley de Educación sólida ha de ser consensuada, cediendo todos, para no cambiar de Ley cada x tiempo.

¿No hacemos juego o pinza con el muy conservador PP, alejándonos del PSOE y diluyendo las posibilidades electorales? ¿Somos incompatibles? ¿Seremos demasiado intransigentes?

Ni la minucia gramatical pero con miga del compañeros y compañeras, ellos y ellas, trabajadores y trabajadoras. La Real Academia española lo ha explicado y las mujeres no tienen por qué sentirse preteridas. El lenguaje sirve para entenderse, y, como ironizó el maestro Lázaro Carreter, terminaremos leyendo Se advierte a los dueños y dueñas de perros y perras…

Pero insisto, si el balance es tan positivo, que lo es, ¿por qué no nos votan más? ¿En qué fallamos?