Opinión · Puntadas sin hilo

¿Qué cosas es posible cambiar y qué cosas no?

 

Sin ánimo alguno de dar lecciones ni mucho menos de dogmatizar y en un intento de ser a la vez conservador y progresista, intransigente y conciliador, libertario y aceptador del orden, incluso desde un acercamiento crítico al Movimiento 15-M, las 10 cosas que yo estimo  que sería posible cambiar políticamente serían:

  1. La Ley Electoral, que abriría espacios a otras formaciones que nos alejasen del bipartidismo que de hecho existe.
  2. Un gran pacto nacional, y nacionalista, para abordar conjuntamente la salida de la crisis.
  3. Instar seriamente a los banqueros para que concedan créditos, no a granel, pero tampoco aplicando criterios tan restrictivos que paralicen el comercio. Si a ellos se les ayudó, ellos deben ayudar.
  4. Debería ser posible, aunque es lo más difícil, un acuerdo nacional sobre Educación, con autonomías incluidas, de modo que las ideologías no arruinen esto, que es de las cuestiones más trascendentes para el avance de España, aunque parezca que no tiene sino una incidencia abstracta. Es fundamental para no caer en la desolación y el esperpento de que según quien gobierne así será la Educación.
  5. Denunciar, sin estridencias y dentro de la más estricta falta de arrebatos, el Concordato o Acuerdos con la Santa Sede.
  6. Impedir que se judicialice permanentemente la política.
  7. Racionalizar el gasto sanitario, sin que los médicos estén aterrados.
  8. Que no se defraude a Hacienda ni individualmente ni a través de sociedades, si los responsables políticos y los ciudadanos se lo tomasen en serio. Ah, y la Iglesia, que tiene establecido que defraudar a Hacienda es pecado, pero ya quisiera ver yo cuántos 0se confiesan de esto o sacerdotes y obispos lo recuerdan.
  9. No denunciar sin pruebas. En ningún orden, individual y político. Y restablecer seriamente el principio de denuncia temeraria.
  10. Empeñarse hasta las cejas, y más, para que los parados dejen de serlo, con inversiones absolutamente brutales y Planes E, B, y C y todas las letras del abecedario hasta conseguir liberarlos de su calvario y de sus familias. Y liberarnos a nosotros mismos de nuestro oprobio.

 

Y  las 10 cosas que estimo no son posibles son:

  1. La Constitución en cuestiones esenciales, sin consenso entre todos quienes la firmaron. Esta Constitución, imperfecta como todo en esta vida, ha permitido a los españoles la época más larga de convivencia pacífica y progreso.
  2. Consecuentemente, la forma de Estado de Monarquía  parlamentaria. No creo que sea tan dañina para el pueblo español. Y desde el punto de vista económico, teniendo en cuenta que en estos momentos lo importantísimo es salir de la crisis, no se ahorraría ni un euro con la llegada de la República.
  3. Nacionalizar la banca. Lo que no quiere decir que no se les pueda apretar las clavijas para contener su codicia.
  4. Negar que España es una democracia. Y una democracia real ya. Perfectible. Aunque se niegue con la mejor buena voluntad, y no todas las veces.
  5. La existencia de los partidos políticos. Ni de los sindicatos. Son los únicos canales posibles para organizar la sociedad.
  6. Derribar el sistema capitalista. Desgraciadamente, y al menos en el futuro próximo. Se puede luchar por conseguir un cambio de rumbo, pero  estimo que resulta imposible hacerlo de un giro de 180 grados.
  7. La dignidad de quien la tenga y quiera mantenerla. Ahora bien, ¿qué es la dignidad?
  8. La visceralidad. La capacidad de análisis racional. Alegando siempre que somos latinos.
  9. Volar todo el edificio. ¿Acaso todo ha sido ilegal o ha habido un fuerte terremoto?
  10. Perdonar a ETA.

 ¿Alguien quiere dar su lista o quitar todas o parte de éstas? ¿Alguien quiere proponer el sistema que postule?