Opinion · Puntadas sin hilo

Las 21 mejoras democráticas

 

Este periódico daba ayer las 21 ideas para mejorar nuestra democracia, recogidas por el Movimiento 15-M y que entroncan con las líneas prioritarias de Democracia Real YA. Daré sucintamente mi opinión de cada una, antes de que ustedes, si lo desean, den la suya:

1. Ley Electoral más proporcional. Repetidamente       debatido y aprobado en este blog, y sin que sea necesario reformar la Constitución, en contra de lo que se afirma en el periódico.

2. Listas abiertas: Sí. También se debatió en este blog. Naturalmente que hace falta la reforma de una Ley orgánica con mayoría absoluta, cosa que, con voluntad, es fácilmente conseguible.

3. Elecciones primarias para los candidatos. No es vital. Antes o después, quien vale, emerge. Lo veremos con los precandidatos actuales rivales de Rubalcaba.

4. Revocación de mandato. O posibilidad de destituir a un cargo electo. Tampoco es vital y supone un inútil intento. La reforma necesaria de la Constitución no se hará para eso. Ya se puede hacer si delinque.

5. Iniciativa popular y referendos. Peligrosísimo cercenar la potestad del Gobierno de convocar referéndums en exclusiva. Ni siquiera la Oposición puede hacerlo. O sea que no.

6. Facilitar la participación ciudadana en la toma de decisiones entre elección y elección. Sí. Entre otras cosas, no habría ocurrido la actual catástrofe económica de autonomías y ayuntamientos. Investigación exhaustiva y neutral de las cuentas de las Autonomías.

7. Memorias de participación. Esto es: rendición de cuentas. Sí. Y que no quede en apaño entre partidos.

8. Consejos deliberativos. Implicación de ciudadanos en la toma de decisiones políticas. Complicado, ¿no? ¿Serían vinculantes?

9. Ley de Transparencia. De lo que más necesario es. Nunca será buena una democracia sin transparencia. El Gobierno ha incumplido este proyecto.

10. Cuentas de la Casa Real. El Parlamento aprueba la asignación anual. ¿Lo hace a ojo o conoce en qué la gastan? Si lo conoce el Parlamento, no debe ser objeto de cambio, entre otras cosas para no alimentar el morbo. Si no la conoce, que exija conocerla.

11. Acceso a las cuentas de los partidos. Por supuesto. Y al margen del inefectivo Tribunal de Cuentas.

12. Publicación del patrimonio de todos los cargos electos. Por supuesto también. Y ojito a trampas familiares.

13. Diputados a tiempo completo. Elemental. Por eso sus sueldos no son elevados. Deberían ser dignos con arreglo a su cargo. Pero sin la menor posibilidad de ninguna otra actividad por mínima que fuera.

14. Políticos sin privilegios. Pensiones y coches. Elemental también. Pensión según el tiempo cotizado, como el resto de ciudadanos. Y nada de coches, mucho autobús. Si acaso que les regalen el bonobús.

15. Corrupción sin prescripción. Ni de corrupción, ni probablemente de de ningún tipo de delito. Nunca entenderé lo de la prescripción.

16. Límites a los regalos. ¿Quién los paga, por qué? Insostenible y vergonzante. Ni 50 euros ni gaitas. Deberían devolverlos en acto público.

17. Algunos ERE sin dinero público. Ni un céntimo. Y control exhaustivo de que el ERE es necesario, no porque hayan bajado beneficios.

18. Dación en pago para la vivienda. Sí, aunque se hunda el sistema financiero. Los bancos reducirán aún más brutalmente sus créditos, pero tampoco podrán sobrevivir sin propuestas racionales. No lo harán o harán una chapuza legislativa.

19. Registro antiparaísos fiscales. España debe apuntarse ya la primera, por si se produce el milagro del acuerdo internacional necesario.

20. Tasa Tobin: establecer tasa para transacciones financieras especulativas. Y no especulativas.

21. Fiscalidad justa: recuperar los impuestos de patrimonio y de sucesiones y gravar más las sicav y los dividendos. No. O en todo caso además. Lo que hay que hacer debe ser a través del IRPF e Impuesto de Sociedades, las dos cosas uno de los mayores escándalos de la democracia.

Predicción: Ninguno de los partidos decisorios aprobará ni una sola de estas ideas.

Echo en falta: 1. Denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede.  2. Reivindicar la prevalencia absoluta de la presunción de inocencia frente al permanente vivir en la sospecha y castigo implacable a quien acuse sin pruebas. Reconocimiento de que el derecho fundamental de la libertad de expresión no es un derecho sin límite alguno.  3. Todo imputado debe cesar inmediatamente en su actividad.  4. Plazos máximos razonables para que la Justicia no se eternice.  5. Creo que se han quedado vírgenes en sus exigencias político-financieras.

Tienen ustedes la palabra.