Opinion · Puntadas sin hilo

¿Qué es España?

 

España es 500 años de esfuerzo. Y de sangre; como todos los países importantes, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, China, Japón, Rusia, Argentina, Brasil…

España es un lugar en el que aún se hacen chistes sobre la próstata y que el que los hace deja de hacerlos cuando le dicen que su padre o marido tiene cáncer de próstata.

Un país en el que no se puede ser neutral.

Un país en discordia permanente.

Un país de tópicos y supersticiones.

En el que hay 60.000 brujos y adivinos, más que médicos.

Una dictadura en potencia.

País de ciudadanos apolíticos, o sea, un país de derechas.

Un país sin revolución industrial ni tecnológica.

País que cree que el euro es una concesión que le hemos hecho a Europa.

Un país de meapilas.

Un país de ateos juguetones.

De maricas serios, en el sentido cernudiano de la palabra. Y de maricas no serios.

Un país en el que Paquito, el chocolatero sigue siendo lo que más factura.

País de machos. Y de hembras atemperadas.

País de chismes, país de cotillas.

País de sentirnos víctimas.

País justiciero, añorante de garrotes.

Un país en que seguramente la mayoría de españoles desearía que los presos de ETA no saliesen en libertad tras cumplir sus condenas y desearía que permaneciesen encarcelados otros 30 años.

País  a favor de la cadena perpetua para un gran número de delitos, incluso los cometidos por menores de edad.

Un país en el que se piensa que es dudoso que España sea una democracia.

Un país en el que todos tenemos razón.

Un país que se va calentando.

País de solidaridades impuestas.

País de perjuros.

Un país en el que más o menos secretamente abominamos del inmigrante (pese a que descendemos de celtas, iberos, fenicios, romanos, visigodos, árabes, judíos e indianos).

País de 50.000 iglesias, a bastante más que a una por ayuntamiento.

País de aspirantes a funcionarios

O eres de ciencia o eres de letras. O no eres de nada.

Un país en el que queremos que nuestros hijos nos rediman. No sabemos de qué y aunque sean unos mastuerzos.

Un país en el que seguimos creyendo que ser maestro es menos que ser director de cine o futbolista.

País que sigue dando valor a los refranes sociológica y culturalmente superados, y los utilizamos como argumentos.

País de padres de la novia.

País de exigir responsabilidades y dimisiones, nunca las nuestras.

De desacreditados jueces.

Habitantes de un tablero de ajedrez de autonomías en constante jaque de dos alfiles independentistas.

País de glorias pasadas.

Un país en el que las mujeres llevan el bolso en bandolera, como si fuera un hígado de repuesto.

Uno de los países más felices del mundo. País de prejubilados.

País de oscuros deseos sexuales. País de amores ocultos e imaginados.

País en el que todos los políticos tienen sarna.

País de jóvenes ininteligibles.

País de adultos satisfechos.

País de viejos jugando al tute.

Un país en que nuestras adolescentes cantan enloquecidas letras extranjeras que no saben qué dicen.

España es 17 unas. Así de sencillo. Y de complicado.

España, país que lentamente ha ido asumiendo la prisa.

España, un gigantesco y permanente reality show.

España.

Lector apopotato:  «¿Por qué puñeta querremos en el fondo a este País tan confuso?»

Lector Feuerbach:   «Un país de zoquetes enchufados».

Lector leopolgus:  «Pero al menos hace solecito».

Lector Guardilla: España, es mi casa
Es mi familia
es mi barrio
es mi pueblo
son mis amigos
m i equipo de futbol
mi trabajo
mi empresa
mi medico
mi profesor.

Lector Todmir:  España es un anacronismo.