Puntadas sin hilo

La legalidad

 

 

Última hora: "La Fiscalía Anticorrupción investigará la pensión vitalicia de 370.000 euros de la ex directora de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, María Dolores Amorós".

Pues la verdad es que empezaba a no creer en la legalidad. ¿Cómo es posible que los miles de millones que se han llevado los directivos de las Cajas de Ahorros (ahorros para ellos) sean legales, y no haya político o tribunal que lo encare por alguno de los cientos de delitos que abarrotan el Código Penal? ¿Cómo es posible que los jueces digan que esas retribucionesatracos de por vida  - como la del cura Castillejo y sus hermanas una vez fallecido el cura-  son legales porque fueron vistas por los Consejos de Administración, cuando todos sabemos que los Consejos de Administración de cajas y bancos hacen lo que el jefe manda, para mantener sus también sabrosas dietas, sueldos o momios? ¿Cómo es posible que si se dictasen nuevas normas legales, éstas no puedan ser retroactivas por mor de la legalidad y el Estado de Derecho?  Voy más allá, ¿cómo es posible que eso mismo ocurra en los bancos  -¿o no recordamos las múltiples prejubilaciones y planes de pensiones multimillonarios?- por muy empresas privadas que sean que dicen que son, y que el Estado no actúe, ignorando la Constitución? Confiesen los políticos que los bancos les han ganado la partida, como muestran, además, que suben comisiones y lo que sea cuando les dé la gana. Los bancos son las cárceles del pueblo, y las Cajas sus celdas de castigo. ¿Por qué muchos españoles tememos que si Europa autoriza una tasa impositiva sobre transacciones bancarias, los bancos españoles serán los únicos que la repercutirán inmediatamente sobre los clientes? ¿Qué legalidad es ésa? La legalidad empieza a ser una palabra bonita, pero vacía de contenido. Ésta es la serpiente que se está colando en la economía y el vivir o malvivir diario de los españoles. Sin el banco no somos nadie, es la norma.

Frente a esta legalidad "legal", lo de los calumniados Pepiños, los embanquillados Camps, los gürtélidos, EREs andaluces, vividores en la taberna, según Durán vividor del Palace, fraudes marbellíes, constructores especuladores, tantísimos partidos políticos financiados a ocultas, robagallinas, rumanos mendicantes con niño, y visitadores de paraísos fiscales, empieza a ser una broma. ¿Por qué ni siquiera a estos alcapones de la banca y de las cajas les va a investigar Hacienda seria y fiscalmente sus sociedades e ingenierías financieras, gobierne quien gobierne? ¡Pues vaya una escoria de legalidad! Tres o cuatro días de rabia e indignación, y a vivir gloriosamente y con la estima y envidia ciudadanas con lo obtenido en el pillaje. ¿Cómo es posible que nadie responda por esto? Veremos en qué queda lo de la Fiscalía.

Cuando los ciudadanos dudan de la legalidad de una cosa, es que esa cosa no funciona. ¡Y habría, hay, tantas legalidades de las que empezar a dudar!  ¿Recuerdan algunas?

 

15-O.  Empieza a no haber más legalidad que el 15-O.