Puntadas sin hilo

La gota del día

 

 

El Partido Popular, como estaba previsto, ha ganado las elecciones por una notable mayoría absoluta, aunque no tan espectacular como yo creo que ellos mismos esperaban. Pero mayoría absoluta al fin y al cabo. ¿Regresamos al futuro? ¿En España empieza a amanecer, con camisa de Armani?

La clave del éxito: El Partido Popular ha sido el coche escoba de todo tipo de derecha, incluida la extrema.

Pero en realidad no ha habido ganador: se ha designado nuevo gestor de las órdenes de los mercados, de Europa, y en concreto de la canciller alemana.

Todo continúa, pues, en la paradoja de que sea la derecha, una y plural, quien entregue la soberanía de España. "La rendición de Rajoy", titulará la Historia este capítulo.

Y en lo casero, y siempre en connivencia con la dura y mediocre Margaret Thatcher alemana, ni un solo esfuerzo a las clases pudientes o desahogadas, y vuelta de tornillo en el garrote vil para los débiles. Ellos se lo han buscado, es lo que han votado. Aunque la propaganda proclama que gobernarán para todos. Pero más para unos que para otros.

Los ciudadanos votadores, los medios de comunicación adictos, y el aparato oficial de los vencedores comenzarán mañana mismo el rosario de excusas y justificaciones. Todo es culpa del anterior. Pero lo arreglaremos, aunque no sepamos cuando. A partir de ahora, unos y otros, a decir lo mismo pero al revés, decir lo que decía el contrario. Las hemerotecas no contarán.

El caudillo Rajoy hará un simulacro de consenso y diálogo, antes de exigir o contrato de adhesión o nada.

Lo conseguimos, júbilo deshonesto en Génova.

Ahora, todos a esperar los Reyes Magos de los cargos.

Comienza el desencanto. Tan pronto. España, en el fiel de la balanza en lo económico, y en regresión en todo lo demás.

 

Otra gota: El PSOE ha perdido las elecciones estrepitosamente y con todo merecimiento.

La democracia se queda coja, con los solos bastoncitos de los partidos minoritarios y nacionalistas no intransigentes. Pero bastoncitos insuficientes.

Sonrisas y lágrimas en Ferraz. Pero no arrepentimiento. No ha dimitido nadie, tratan de mantener el status quo sin comprender que ya no sirve. Han sido y son torpísimos: si no se marchan todos ellos y vienen otros que rompan frontalmente con el pasado y con el garrafal error de no respetar los principios esenciales, nunca volverán a salir a flote. Pero no escarmentarán. Carme Chacón, la tapada destapada, es de la vieja escuela. Rubalcaba, culpable de su pésima campaña, pero el único que no tenía que dimitir de nada porque no tiene cargo alguno, bueno, sí, diputado, lo consultará con la almohada. Los demás, Guerra al frente, agarrados al escaño como percebes.  Triste girar de la peonza, mientras el socialismo aceptable sí que regresa al futuro. En Ferraz tendrían que poner un cartel que dijera 'Cerrado por traspaso'. Vaticinio: en todo caso no menos de diez años.

 

Y aún otra gota:

Izquierda Unida o la fuerza del sino. Gran crecimiento del hermano pequeño, putativo y humillado por el PSOE. Llamazares recupera Asturias, para  categoría del Parlamento.

Los nacionalistas catalanes de CIU, bien, engordando en el vaivén, seis escañitos más.

El PNV en su eterna y jesuítica ambigüedad. Pierde un escaño, pero mantiene grupo parlamentario.

La vasca y nueva Amaiur, oé, oé, oé, a por ellos. Por imperativo legal. Han conseguido un muy buen grupo parlamentario.  Está bien que acepten, y que aceptemos, el sistema democrático.  ¿Tratará ahora el PP de ilegalizarlos? Hará falta un Presidente del Congreso firme-

UPyD, sube el populismo. La derecha no incluida en el PP. Les votó Mario Vargas Llosa, tan reputado escritor como pésimo político. Parece que han conseguido el chiringuito de grupo parlamentario.

El PP gana en Andalucía.

No solo en escaños, 187, la victoria del PP ha sido contundente: en número total de votos en España también ha tenido más votos que toda la izquierda junta.

 

Conclusiones:

1. Algo pasa en la sociedad española porque, bien que con los votos, nadie ha tenido tanto poder como el PP desde la Dictadura, poder central, poder autonómico y poder municipal.

2. Si la izquierda hubiera votado en coalición "previa", posiblemente se hubiera evitado la mayoría absoluta del PP.

3. Y si los abstencionistas (¿cómo castigo o por el mal tiempo?), previsiblemente de izquierda en su inmensa mayoría, hubieran votado, seguramente la victoria del PP habría sido dudosa.

4. Se puede mantener sin caer en el esperpento que ha tenido que venir la mayor crisis de la Historia de España para que Rajoy, y previsiblemente Arenas en Andalucía, lleguen al poder sin mérito alguno.

5. Intentos de romper el bozal D’Hondt. Pero tarea imposible, solo pequeños logros.

                             --------------------------

 

Y la gota más terrible: Se reunieron más falangistas en el Valle de los Caídos que indignados en la Puerta del Sol.