Puntadas sin hilo

Regreso al futuro

 

 

¡Qué gran favor le ha hecho Felipe González a Carme Chacón al apoyar a Rubalcaba!  El desgaste de crédito de Felipe González como pope corre paralelo, efectivamente, al de un jarrón chino arrumbado en un desván para los recuerdos.

 

Supongo que la mayoría de ustedes conoce la comedia de Jardiel Poncela Cuatro corazones con freno y marcha atrás, en la que el tiempo iba retrocediendo y los personajes recuperaban progresivamente su pasado. Se pasaría del sonotone y el bastón al nacimiento del primer nieto, luego al divorcio, al matrimonio, la primera infidelidad, al servicio militar, la pubertad, y así.

 

Eso está muy bien, pero en lo político y en lo social y las costumbres, no sé si estaría bien no ver ya a nadie con un teléfono móvil colgado de la oreja mientras se camina o tener que soportar de un asa el peso de la maleta y no apoyada en unas ruedecillas para viajar al mundo. O renunciar a la televisión aún no llegada ni manipulada. Ni poder divorciarse, ¿se acuerdan de lo que lucharon en su contra quienes ahora se divorcian a las segundas de cambio. O volver a las horas amargas del 11-M, todavía no dilucidado, según las sórdidas fuerzas de la derecha más imperiosa. Ni tener un apartamento en Torrevieja. Ni ir al Caribe en Semana Santa, que, a propósito, ya no quedan plazas para la próxima en este tiempo de crisis. Ni ver a unos políticos acusar al otro de traicionar a los muertos. Ni que la renta per capita fuese de cinco mil dólares menos que la de tiempo tan convulso como el de hoy. Y que la riqueza aún estuviera más injustamente distribuida. O asombrarnos, no tan lejano, de cuando la libertad aún era un juguete que apenas sabíamos manejar. O no se pudiese inaugurar nada, tampoco tan lejano, sin un capellán presente. Cuando las víctimas de un lado aún no sabían que permanecerían en la cuneta del olvido. O cuando el sexo era un tabú, que lentamente fue disolviéndose. O Suiza era refugio de dinero. Y los jueces iban de negro y eran dueños de nuestro destino. Y que el mundo era algo extraño y ajeno. Y los árbitros la tenían tomada con nuestra selección de fútbol. Y la política era un aprendizaje. O la mujer aún era solo un oscuro objeto de deseo. Cuando aún creíamos que cualquier tiempo pasado fue mejor. Porque todo eso ocurrió ya en democracia, y a eso es a lo que nos quieren reconducir Rajoy, Gallardón y el Partido Popular de la caverna recobrada.

 

No, yo prefiero regresar al futuro de hoy, el que terminó el 20-N. Y tener derecho a protestar por todo, aunque sea inútil y tengamos que continuar con el sonotone, el bastón, y el marcapasos en el que se puede escuchar la COPE. Yo prefiero un PSOE de nueva planta, y en tanto no se consiga, amén de no interesarme sus cuitas, y creo que al país tampoco, o muy poco, prefiero que no se perpetúen, por listos que quieran lucir, ninguno de sus contaminados.  

 

Quiero regresar al futuro de lo desconocido, quiero un PSOE con I+D+I en sus formas y fines políticos, sin viejas guardias y glorias, quiero un PSOE que recomience de cero, quiero regresar a un futuro en el que no se repita la historia. Quiero un PSOE de aficionados políticamente honrados. 

 

De todos modos, se puede decir que lo conservador está con Rubalcaba, y lo progresista con Chacón.

 

                           ------------------

 

 

 

Gota del día:  SPANAIR.  ¿De quién es la culpa?

 

 

Gota AVISO: La Policía detuvo a 270 personas el último año por injuriar bajo el anonimato de Internet.

 

 

Gota ENCUESTA: ¿Por qué creen que ningún cargo importante o no del PSOE abandona tras el fracaso electoral? 

  1.  Por defender a su Partido y a España.
  2.  Porque no tiene otros medios para ganarse la vida.
  3.  Por la erótica del poder.