Puntadas sin hilo

El catálogo de los horrores

¿Pero alguien, ni entre sus votantes, esperaba y puede estar de acuerdo con este horror, camino del fascio en la utilización de su mayoría absoluta que prescinde de las más elementales normas de la democracia? No respetan nada, entran a saco, desprecian al no coincidente, humillan y hunden a España. Hace falta la más alta dosis de fanatismo para dar por buena su gestión. Se agarran a cualquier excusa, cuando ya no les vale la de la herencia recibida. Ellos sí que han recuperado la herencia de su pasado más siniestro. Les da igual lo que sea, el nombramiento de un director de RTVE rompiendo el acuerdo parlamentario, negar la comparecencia de todo el que tenga relación con Bankia, Rato, por supuesto, avalar los deseos de Esperanza Aguirre de reducir el número de diputados, permitir que la policía actúe en el Senado, lanzar a los antidisturbios contra los mineros, entregar sus devociones al servicio de la política, ya sean alcaldes de Sevilla, ministras rocieras, presidentas de luto, mantilla y peineta, todos implorando a sus vírgenes y cristos que nos saquen de la crisis, decir y decir que no se ha dicho, montoros que afirman que el país está fuera de los mercados, destituir a cargos que no ven utopía en el rescate del país y lo dicen. Chulería presidencial de decir que si quieren saber algo que le pregunten a él salvo que alguien sepa más que él, delatar reuniones secretas con el Jefe de la Oposición, romper acuerdos de Gobierno en Euskadi, subir tasas, impuestos, suprimir moscosos, amenazar con más movilidad funcional, niños que van al colegio con la tartera o tuppers con la comida por no poder pagar la del colegio, parejas de hecho a las que cobran por inscribirse, ministros y ministras cómicos y patéticos, matos, gallardones y werts, prostituir el lenguaje de lo que significa intervención y rescate, mendigar, ahora sí, en Europa, desprecios parlamentarios a los partidos menores, torear a las víctimas del terrorismo, subastar las ayudas infinitas a los bancos, decir sandeces a la Selección de fútbol, abandonar a los pescadores de Algeciras, ellos que tanto decían, reivindicar Gibraltar como si fuera asunto principalísimo para los españoles, ponerse chulitos con Argentina y luego bajar las orejas, dar órdenes a la Reina para que no acuda a celebraciones, pasar por alto los deslices del Rey, impedir investigaciones de los gastos de la Casa Real, permitir el descrédito total de la justicia, retrasar y retrasar nombramientos fundamentales a los que la ley y la Constitución les obliga, incumplirla sin rubor, mentir impasibles, reír groseramente, controlar la información, reducir la investigación y la ciencia, mofarse de los pensionistas indefensos, sancionar a los mendigos, declarar de interés cultural lo más anecdótico, confirmar a imputados, poner vetos, delegados del Gobierno de durísima mano dura, anunciar la supresión del cafelito, dejar escapar vivos a los responsables de Bankia con la estúpida disculpa de que no es el momento adecuado, rebajar sueldos, rescatar bancos, sean los que sean y cuantos sean y deban lo que deban, brutales inyecciones a costa del Estado, indemnizaciones escandalosamente multimillonarias de directivos, repugnantes, clamorosas y fraudulentas amnistías fiscales, transparencias ocultas y excluidas de la burla de una Ley de Transparencia, funámbulos cruzando precipicios, miedos infundidos para amedrentar a los ciudadanos, huida de capitales permitidas equivalentes a las recapitalizaciones y reducciones de déficit necesarias, bula prorrogada de privilegios y dineros eclesiásticos, sindicatos laminados, soberanías entregadas, auditores extranjeros nada fiables, huelgas de alumnos y maestros, la educación, ese imposible sueño con el gripado motor de la ideología, introducir confusión y desánimo, crear tristeza.

Pueden añadir los horrores que deseen.

------------------------

Gota PREVISORA: Rusia prohíbe las ‘marchas de orgullo gay’ durante los próximos 100 (Cien) años.