Puntadas sin hilo

Balas de fogueo

¿Hasta dónde estaría dispuesto Rajoy a llegar en la represión para mantenerse en el poder si lo viera en peligro? ¿Cargar policial y constantemente contra los ciudadanos que protesten, encarcelarlos a todos, declarar el estado de excepción, convocar elecciones sabiendo que las perdería? ¿Diría ‘Yo no gobierno para matar de hambre al pueblo español y por eso acabo de presentar mi dimisión’? ¿Dimitiría algún ministro o todos prestarían su consentimiento?
O sea que al votarles les hemos autorizado para que hagan lo que les dé la gana. Como en Cuba; esto pronto empezará a parecerse a la Cuba más austera, pero aquí con inmundicia e indecencia.
No son, ni serán responsables de nada, ni de las muertes de enfermos de cáncer que en los hospitales públicos ya tienen que pagarse los medicamentos, ni los cancerosos también terminales que en el metro tienen que cantar con una guitarra y un platillo para poder comer, cualquier notario puede dar fe de las dos aseveraciones.
Todo el mundo tiene una manta, especialmente la bancaria, pero nadie tira de ella, nadie sabe por qué. Están preocupados por si Rato tira de la suya en Bankia, pero no teman, Rato es un español de pro sin contra y no tirará de ella. Todo el que dice Si yo tirara de la manta…, no tira.
Al nuevo presidente del Consejo del Poder Judicial le ha salido ya el grano de tener que arbitrar si al anterior, Carlos Dívar, le conceden o niegan una indemnización de 200.000 euros a razón de 8.000 cada mes durante dos años, más la pensión que le corresponda. Y encima no le parece bien que jueces y fiscales acudan a la manifestación de mañana, pese a haberlo aconsejado las ocho Asociaciones que los agrupan a todos. El poder hace estragos desde el primer día.
El Rey se descuenta su paga de Navidad y le gastan chirigotas, si no se la descontase se lo recriminarían, pero Telefónica le renueva el contrato a Urdangarin en USA de 1,5 millón de euros anuales, más otros 1,2 de retribución en especie, y 4,5 millones de indemnización en caso de despido. Un pequeño caso de indecencia y afrenta al pueblo español.
Los curas y los obispos son los únicos españoles - ni siquiera los tenientes generales del Ejército se libran - a quienes no rebajan ni un céntimo sus sueldos, que les pagamos los ciudadanos.
En la Radiotelevisión valenciana van a hacer un modesto ERE, que demuestra la buena gestión y poco despilfarro que hubo durante el mandato de Camps: Se suprime el 76% de la plantila; de 1.695 despedirán a 1.295 y quedarán 400. Como es lógico nadie responde.
El Presidente del Congreso de los Diputados, don Jesús Posada, ha decidido tomar cartas en el asunto de la diputada Fabra y toma una decisión drástica: le ha echado una pequeña bronca en su despacho. ¿Decidió don Jesús o don Mariano la ‘sanción’? ¿En algún Parlamento del mundo democrático continuaría en el cargo doña Andrea? ¿Para qué sirve el actual Parlamento el español, por lo demás ya permanentemente vallado para alejar las iras y protestas de funcionarios?
El abogado Mazón ha denunciado ante la Oficina de Conflicto de Intereses al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por mantener su plaza como titular del Registro de la Propiedad de Santa Pola, en Alicante, lo que se presume puede haberle reportado sustanciosos beneficios desde 1981, según la Asociación de Usuarios de Registros. Cobre o no cobre, es al menos extraño que siga ocupando la titularidad de la plaza y no haya salido a concurso. ¿No sería hora de que el propio Rajoy aclarase la cuestión? Como ciudadano, me gustaría saberlo. Veremos en qué queda la denuncia del abogado Mazón.
Los diputados del Congreso continúan aplaudiendo mecánicamente diga lo que diga su líder, una de las cosas que más irrita, hoy mismo lo han hecho: le siguen dando vueltas y más vueltas a lo mismo con algo que el más lerdo de las ciudadanos entendería y entiende: El Gobierno carga todos los recortes sobre la espalda de los más débiles y desprotegidos, se ceba con ellos porque no se atreve o no quiere que los poderosos contribuyan. Así de simple y mezquino. No hay más que hablar.

Se acabó el cargador de cartuchos de fogueo, pero los atropellos continúan.

Y dos balas de fuego real desde el otro lado: 1. ‘Hacemos ajustes con sensibilidad’, dispara la teniente Báñez. 2. ‘Si no sube la recaudación está en riesgo el pago de nóminas. No hay dinero en las arcas públicas’, afirma el coronel Montoro, confundiendo arcas con arcadas, que es lo que producen sus palabras. ¿Dónde está el dinero que nos sangran?
España, retablo de infectas maravillas, corrala de estafadores y pícaros gobernantes.