Puntadas sin hilo

El fortín del Congreso

Es el Palacio de Invierno de la democracia, la Casa del Pueblo de los millonarios, amurallado Castillo medieval de los señores feudales políticos, Foso de los leones domesticados, Laberinto de Incompetentes malévolos, Catedral del Despropósito.
Legislan contra el pueblo. Hacen caso omiso de sus deseos. Imponen, no dialogan, son sátrapas del voto. Adulteran. Manipulan. Chalanean. Están orgullosos de ser la autoridad. Organizan sus prebendas. Abren sus puertas un día al año para que veamos y comprobemos el placer de sentarnos en un escaño. Obedecen ciegamente a sus líderes. Para que no les echen, para adularles, para que los vuelvan a llevar en las listas, para trepar. Los aplausos del Congreso constituyen lo más bochornoso de su quehacer. No son libres para votar, con un dedo les indican qué botón deben pulsar. Oficialmente representan a sus votantes, el pueblo. Pero en la realidad invierten los términos y pretenden que sean los votantes quienes cambien y acepten sus decisiones. Ni se les pasa por la cabeza consultar al pueblo para asuntos trascendentes al margen del cuatrienal calendario. Son una de las instituciones peor valoradas de todas las existentes, que son muchas. Hermano mayor del Senado que tantos tachan de innecesario. Llevan escrito lo que van a contestar a una pregunta que ya conocen, todos sabemos el día anterior el contenido de sus discursos de los días de gala, solo les preocupa la victoria y qué dirán los medios de comunicación, dicen y se desdicen al día siguiente o al cabo de poco tiempo, da igual, y se desdicen de lo desdicho si es menester, siempre tienen la coartada de las circunstancias, son un ágora del insulto, las risas y descalificaciones, están orgullosísimos de la Constitución que no respetan, ni por un segundo planean cambiar cana para redimirla de su nacimiento y de la incomprensión de las nuevas generaciones, de sus contenidos erróneos o desfasados de sus sistema de votos, solo se avienen precipitadamente y en nocturnidad a lo económico que les impone Europa, son una franquicia de ésta, son el barómetro moral de los derechos fundamentales, son la gran reserva espiritual, han logrado que el pueblo los deteste, o al menos le sean indiferentes, son la voz deformada del pueblo, son el centro nacional del descontento, son la representación teatral de la comedia de los intereses creados y malgastados, son la triste farsa de la ópera bufa que es España, son su coro de zarzuela sin música. Han dejado de ser la fiesta del pueblo. Y sin embargo es necesario que algún día vuelvan a ser. Es necesario que algún día dejen de estar vallados y aislados, como en los últimos tiempos, refugiados en su búnker de cemento y palabra vacua, es necesario que algún día no existan pinchos ni alambradas políticas en su entrada. Es necesario que algún día se identifiquen con el pueblo. Es necesario que se regeneren porque son el corazón y el cerebro de la democracia. Es necesario que algún día escuchen el clamor de tales días como hoy en que los ciudadanos irritados y humillados se manifiestan en España.

---------------------

Gota LUMINOSA: Los cooperantes españoles Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons han sido liberados en Malí tras nueve meses de secuestro. Haya habido o no rescate, y en contra de lo que siempre criticaba el Gobierno cuando estaba en la oposición, enhorabuena llena de alegría.