Opinion · Puntadas sin hilo

Economía, magia, y paro

Como dijo el gran El Roto, ‘la economía es una rama del ilusionismo’. Es decir, magia: El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, pronuncia el abracadabra de que va a comprar deuda, y, como una paloma, la bolsa sube, la prima baja y el asunto se medio arregla para al menos poder veranear con cierta tranquilidad. Europa al servicio del capital, al que protegen. La magia de estrujar a la vaca y apretar la soga en el cuello del ciudadano hasta que comprenden que de momento no deben forzar más.
Todos los comparecientes del caso Bankia afirman en cadena y, como pañuelos de seda y de colores que van sacando anudados, que ellos lo han hecho todo pero que muy bien, y la responsabilidad desaparece y nadie sabe quién es el asesino. Ni Agatha Christie lo resolvería. Es la magia involuntaria del núcleo selecto de Fuenteovejuna. Son los auténticos houdinis de la justificación. Estos tíos son maestros del tiki taka pasándose la pelota política. Nadie es responsable. Ni siquiera han sido capaces de una Comisión seria de Investigación, se han limitado a unas inocuas y voluntarias comparecencias sin más misterio.
Son ustedes, señores lectores, unos ignorantes y unos malintencionados. Para que se enteren: no hay agujero, alega el principal sospechoso Rato; no ha habido pérdidas, lo que ha habido es un adelantamiento de futuros deterioros de activos, que ya hace falta cara y habilidad para decirlo. O sea, que es una acusación que nos hemos montado los ciudadanos para entretenernos. ¡Qué se lo pregunten si no a los accionistas, titulares de fondos y tenedores de participaciones preferentes, que han perdido la camisa! Y qué más nos da a nosotros tener que poner 23.000 millones de nuestros bolsillos. Y todo lo que han acordado no ha sido decisión del sospechoso Rato, sino del Consejo de Administración, que como se sabe son unos señores, y señoras, que cobran sustanciosas dietas en representación de partidos, sindicatos y empresarios, y si no votan lo que quiera el Presidente no las cobran porque a la siguiente no los eligen. Un batiburrillo bien organizado de intereses comunes, tanto para ti, tanto para mí, créditos personales o a familiares a cero de interés aparte.
Y sin embargo, doña Agatha exculparía de ser el asesino al principal sospechoso Rato: ha sido el único que dimitió y que no cobró indemnización. Enredos de doña Agatha, que seguramente ampliaría su investigación hasta varios años atrás, cuando Miguel Blesa reinaba cómodamente en la Caja, recomendado por José María Aznar. Ahí nació el Ebro.
Las conclusiones serias de esta pantomima serían: 1. El escándalo monumental de los sueldos e indemnizaciones y planes de pensiones que han cobrado los cientos y cientos de directivos de ésta y de todas las Cajas y Bancos de España. Es una vergüenza de la democracia, que quedará sepultada. Es lo que más escarnece a los españoles. ¿Por qué cobran tanto, tanto saben, y si tanto saben cómo es que las han llevado a la ruina? 2. Ha desparecido la obra social de las Cajas, que constituía su misión principal y secular. 3. Sigue sin informarse de las deudas vivas de los partidos políticos ni de su cuantía y tiempo. 4. Ha sido un asesinato colectivo.
No, la economía es magia negra, es la estafa de los hechos y las palabras. Es la humillación del hombre por el hombre. La economía es la partida de ajedrez de la revolución en la que no caben tablas.

———————–

Gota TERRORÍFICA: Cualquiera, incluso un político, puede pasarse la vida yendo de disculpa en disculpa. Lo difícil es admitir la culpa. Han salido las cifras del paro de la EPA, Encuesta de Población Activa: uno de cada cuatro españoles no tiene trabajo. 1.737.600 hogares tienen a todos sus miembros en paro. ¿Qué nuevas disculpas aportará el Gobierno o acudirá al catálogo que tanto criticaba? ¿La del silencio, tal vez? Lo difícil es admitir la culpa. Solo la desvergüenza y la incompetencia permanecen inalteradas. La de considerar gente marginal a 5.693.100 de españoles desempleados. La magia negra de la economía. Jaque a Rajoy.
Porque ¿cómo es que si un Parlamento Nacional en pleno, 17 Parlamentos Autonómicos en pleno, un Gobierno central en pleno, y todos de acuerdo, se pusieran a ello en serio no iban a arreglar o aliviar de modo importante que los españoles estén en el sufrimiento material y moral de no tener trabajo?, ¿qué hacen ustedes, a qué abortos se dedican, en qué pierden su tiempo? Son ustedes unos irresponsables, unos fatuos insolventes. Se pasan ustedes la vida entre indiferencias y disculpas.