Puntadas sin hilo

¿La independencia por encima de la pela?

No estoy dispuesto a seguir hablando de Catalunya el resto de mi vida. Por ello, salvo emergencia relevante, éste será el último artículo dedicado al asunto. Lo mejor de las elecciones es que muchas veces eliminan la arrogancia, suficiencia, por no decir chulería, de los candidatos.

Porque la unión de gobierno contra natura de CIU con ERC querrá decir que los catalanes, o mejor, sus dirigentes políticos, ¿están dispuestos a poner la independencia por encima de la situación económica que les aflige? ¿Tanto van a renunciar uno y otro a la cordura por causa de la fiebre soberanista? ¿Va a transigir ERC con que Felip Puig continúe al mando de las fuerzas de seguridad catalanas y no exigirle ninguna responsabilidad? ¿Tanto va a transigir con el expolio y recorte de los derechos en sanidad, educación y prestaciones sociales? ¿Tan poco le preocupa a CIU la pela como para embarcarse definitivamente en el único rumbo de la secesión? Ya se lo advirtió el nada sospechoso dueño de la Editorial Planeta, Antena 3, La Sexta, Onda Cero y el diario La Razón, José Manuel Lara: ‘Si se produce la independencia, el Grupo Planeta saldría de Catalunya’. ¿Tanto va a tragar con la previsible exigencia de una investigación seria y profunda de la corrupción?

¿O CIU va escoger como socio al PP, enemigo declarado de la separación de España? ¿Van a aceptar todos que en unas cosas se pongan de acuerdo con ERC y en otras con el PP, justamente en aquellas que más molestan al otro? ¿Los catalanes asistirán impávidos al juego político de su deterioro económico? ¿No van a exigir una concordia con el Gobierno de España para intentar salir económicamente de la crisis?

¿No será que estamos ante un Gobierno imposible en Catalunya, por mucho que todos cedan? Creo que ni el más sabio ni osado se atreverá a predecir qué ocurrirá en Catalunya los próximos años. Por mucho optimismo y voluntarismo que haya de los ciudadanos que estimen que han ganado los suyos. ¿Está Catalunya en disposición de echarle un pulso al Gobierno de España? Ya se ha dicho: si España se hunde, Catalunya también, y si España se salva, también Catalunya se salvará. Las pasiones son malas consejeras, y la inestabilidad política, social y económica es un certificado de defunción, semillero de nuevos empeoramientos. Lo importante es que en Catalunya haya menos pobres y menos parados. Que las desigualdades sociales disminuyan, que la potentísima burguesía catalana no domine extra muros la acción de gobierno. Que los fanatismos desaparezcan. Que las identidades no sean el alma mater de la disputa social. ¿Unas elecciones son un sueño o una posibilidad de gobernar el presente? Esperemos que el sentido práctico de los catalanes se imponga; la aventura, a la que tienen derecho, puede esperar, dicho sea en el mejor y más noble sentido de la palabra aventura. Por una vez, yo reivindico la pela. Buenas noches y buena suerte, Catalunya.

---------------------

Ayer ocurrieron más cosas en España, además de lo de Catalunya:

Gota de la SANIDAD: Ayer tuvo lugar el primer día de huelga de toda la sanidad madrileña en contra de la privatización, con un éxito rotundo. Hoy continúa.

Gota DE LA MONARQUÍA: El Rey ya anda con muletas. Como la mayoría de los españoles. A propósito, ¿a ustedes no les ha extrañado la visita de su familia al completo, Urdangarin incluido, a la clínica (privada, por cierto) y al mismo tiempo. ¿No hay algo como de provocación por parte de la Familia Real?

Gota de MÁS MADERA: Paradores Nacionales despedirá a 644 trabajadores.

Gota de la HUCHA CERDITO: Parece que la paga extra a los pensionistas tendrá que abonarse sacando el importe del Fondo de Reserva, como ya se hizo en septiembre. El cerdito adelgaza de modo preocupante.