Puntadas sin hilo

Huracán Bárcenas

La sombra de la corrupción, como la del ciprés, es alargada. Que el tesorero y gerente de un partido político, que además es senador, reúna ganancias para sí de al menos 22 millones de euros resulta extraño. Por ahí tendría que comenzar la explicación pública y contable, y al margen de la investigación judicial, que el Partido Popular debería ofrecer hoy mismo, con todo tipo de despliegue informativo, si quiere mantener su crédito. No se trata de una comisión de investigación parlamentaria tradicional y condenada al fracaso, a la confusión y al enfrentamiento político, como todo el mundo sabe, sino de una aclaración directa ante la opinión pública, con la intervención y aparición personal del Presidente del Gobierno al mando de la explicación exhaustiva. Porque, sería incomprensible que la sociedad española continuase apoyándole en su acción de gobierno presente y futuro, aunque las fuerzas oscuras y conservadoras son capaces de todo.

Tiene que manifestar un mea culpa universal y colectivo, o, por el contrario, una justificación coherente y convincente. Solo así se regeneraría la política española, y los ciudadanos volverían a salir del asco y creer en el rigor de la democracia.

Antinaturalmente, nada de esto va a pasar, y el ciclón que ha supuesto el asunto Bárcenas dejará marcada la indecencia de la actividad política. La política es el arte de ocultar las miserias. Sus efectos, temo, serán devastadores para España, que pasará a ser un país demediado. Este escándalo queda magnificado por las circunstancias de penurias económica y laboral que viven los españoles. Esto lo hace más grave que todas las filesas y corrupciones habidas durante el período constitucional.

Porque ¿alguien puede creer que Rajoy y sus directivos ignoraban las actividades de su tesorero y gerente, nunca se preguntaron qué relaciones había con las empresas del caso Gürtel? ¡Si hasta el Partido le pagó el carísimo abogado cuando fue imputado! Eso admitiendo que parte de las ganancias del señor Bárcenas no fueran a parar a las arcas del PP o a terceros bolsillos.

Como siempre, no pasará nada, solo el tiempo y la amargura acumulada en nuestros corazones, pero este tornado quedará en la enciclopedia de la infamia española. Seremos un país compungido y a la vez tenebroso. Todos seremos ya para siempre sospechosos de impureza política y cívica. No pasará nada, pero se romperán las estructuras morales, por cierto ya cuarteadas. La sombra de la corrupción, la desidia y la frustración gravitarán sobre nuestro futuro, votantes y no votantes del PP. O esto se aclara con rotundidad o estamos legitimados para creer que lo que les pasa es que le tenían y tienen miedo al señor Bárcenas y sus secretos. Pero ¿cómo queda la honradez del PP?

-----------------------

Gota PROCESAL: ¿Por qué los jueces de instrucción no adoptan como medida general la prisión preventiva en los delitos de corrupción? Porque ineludiblemente todo imputado por estos delitos lo primero que hace es destruir pruebas (contabilidad, vaciar cuentas corrientes, recurrir a paraísos fiscales, etcétera).

---------------------------

Gota SIGNIFICATIVA: El consumo de cemento en España cae a su nivel más bajo desde ¡1936! por la crisis.