Puntadas sin hilo

La prisión provisional

Si admitimos el principio universal y democrático de que nadie debe ser condenado sin pruebas, rápidamente concluiremos que la prisión provisional o preventiva ha de ser un medio restrictivo y excepcional. En principio es una decisión anómala porque teóricamente solo debe tener lugar a partir de una sentencia firme.

Ahora bien, eso no significa que la prisión no se pueda aplicar como medida cautelar en determinados supuestos, tales como que haya peligro de fuga del imputado, o cuando conste o se suponga que con su libertad de acción pueda destruir pruebas necesarias para la causa. Existía un tercer supuesto lógico, como era que el hecho delictivo hubiera producido grave alarma social, pero que el Tribunal Constitucional anuló con un purismo inexplicable, aunque todavía se siga alegando indebidamente en medios jurídicos o periodísticos sin conocimiento suficiente.

Un híbrido entre la libertad y la prisión provisional o preventiva es decretar prisión eludible con la prestación de una fianza, figura ésta que presenta enormes peligros, porque, si se fija una fianza exagerada, supone una prisión pura y simple, y si la fianza es baja es un encubrimiento de una libertad también pura y simple. La fianza, pues, debe tener en cuenta la capacidad económica del imputado, siendo el juez quien determina su cuantía atendiendo a los datos reales y no imaginados de que disponga en el momento de decretarla.

La fianza carcelaria, como su nombre indica, es para evitar la prisión preventiva, y las demás fianzas que se acuerden en un proceso penal son para cubrir las posibles responsabilidades civiles derivadas del hecho delictivo, cuyo incumplimiento no acarrea la prisión, es decir, no afecta para nada a la situación personal del procesado. La prisión por deudas era una institución medieval hace tiempo superada.

Resulta obvio que la prisión preventiva tiene como fundamento que el encausado esté en el juicio, ya que si se fuga no hay juicio. Es un medio coactivo para que no se vaya y no destruya un papel pues si lo hiciera los fiadores perderían el dinero. Cada causa es distinta y las circunstancias para decretar o no la prisión y su cuantía y características depende de cada caso concreto. El hecho de que un imputado salga rapidísimamente de prisión porque ha atendido la fianza impuesta no significa ni mucho menos que su ingreso en prisión haya sido un fracaso o perversión de la justicia. Que los familiares y amigos del señor Blesa hayan roto sus huchas-cerdito con celeridad para reunir la fianza en menos de un día no invalida la lucha judicial contra la veda de los banqueros. Solo significa que el proceso sigue por sus cauces y tiempos, salvo que el deseo de venganza inmediata haya anidado en nosotros. Criticar con ligereza la rápida puesta en libertad del señor Blesa es volver un tanto a los viejos tiempos, incluso predemocráticos, en los que se decía que Entran por una puerta y salen por la otra. ¿Qué queremos, tener en la cárcel al señor Blesa todos los años que transcurran hasta que se resuelvan los intríngulis de Bankia y Cajamadrid y se celebre el juicio, no admitimos la posibilidad de que pudiera ser absuelto? Y por lo de la fuga no se preocupen; aparte de la retirada del pasaporte, es muy incómodo vivir en taparrabos en una selva o hacerse la cirugía de cara y huellas dactilares. Antes o después te cazan.

Produce estupefacción que un sindicato de clase obrera, como Comisiones Obreras, considere que esta actuación asquerosamente capitalista y que ha servido para hacer millonarios a unos pocos estime que no es adecuado el procedimiento, en otras palabras, que ha pasado por la derecha al monstruo financiero y defienda que no se debería haber admitido el procedimiento, sino que lo procedente hubiera sido el archivo de la causa. Altamente sospechosa esta opinión.

________________

Gota de LA MADRE QUE LA PARIÓ: En contra de lo que en su día dijo Alfonso Guerra sobre que a España no la reconocería ni la madre que la parió, a ésta que gestiona el PP sí que la va a reconocer la tal madre, porque el recorte y privatización de la sanidad, la involución educativa y entrega a la Iglesia, las mujeres nuevamente yendo a Londres a abortar, y la estúpida y lamentable confrontación lingüística con Catalunya supone la vuelta a la más negra y atrasada España del oscurantismo cavernario. En año y medio hemos retrocedido siglos.