Puntadas sin hilo

Ana Pastor y los lobos

Decía alguien que cada vez que sale un político en televisión 500.000 espectadores cambian de canal. Y debe de tener razón a juzgar por los cuatro puntos y pico que perdió el programa de Ana Pastor con la entrevista de ayer al ministro Guindos. Los televidentes huyeron a ver El peliculón y La película de la semana, aparte de que, en mi impresión, Pastor no le apretó a Guindos como era tradicional que hiciera a los entrevistados durante su estancia en La 1, tal vez influida inconscientemente por la posición editorial de la cadena en la que trabaja ahora, La Sexta-Antena 3, permitiendo que Guindos se erigiese en Rey de la disculpa y del tirar balones fuera.

Hemos llegado a una situación en que los políticos son un mal necesario. Pero se ha establecido un muro o frontera entre ellos y los ciudadanos, que los aceptan porque no hay más remedio. Los españoles no confían en sus políticos, no les creen en nada. ¿Cómo van a creer a un Presidente o a un ministro que afirman que España va a mejor cuando el PIB, o medidor de la riqueza de un país, se prevé que descienda un 1% en el año o que el desempleo subirá al 28%? ¿O a un jefe de la oposición que como gran salida de la crisis propone las listas-cremallera de un hombre-una mujer-un hombre-una mujer y así hasta el fin?

O son tontos o creen que los tontos somos nosotros. Nadal tiene más audiencia y respeto que todo el Parlamento junto. Y eso que Nadal no es el que nos va a rebajar las pensiones. O precisamente por ello. Parece que la causa fue la generación del baby-boom que entre 1954 y 1973 copuló como loca y ahora en su jubilación los pensionistas pasarán de nueve millones a quince. Veremos qué dice Anita sobre esto.

Un programa, El objetivo, de Ana Pastor, dedicado a descubrir las mentiras de los políticos es una carga explosiva contra el sistema. Todo es mentira. Nada es verdad. De mayor nadie quiere ser político. Quiere ser futbolista o guitarrista de un grupo. Solo será político el que no sirva para otra cosa. O el ansioso de poder. Pero deberá saber que mentir será su primera norma. Es tremendo, al contrario que en el drama de Ibsen, han llegado a ser y son los enemigos del pueblo. Torpes lobos disfrazados de políticos que se comen a los ciudadanos. La desconfianza en los políticos, en estos políticos, es la gran tragedia de España. Por eso es preciso buscar nuevos representantes que revolucionen el sistema y no hagan que cambiemos de canal cuando aparezcan en la televisión porque tengamos la seguridad de que no nos van a contar mentiras. No hay Cristianos Ronaldos ni Mesis ni Neymars en la política actual. Hace falta dar oportunidades a la cantera y subirlos al primer equipo, 15-Ms, Frentes Cívicos y Adas Colau. ¿O Ada Colau cree que Rajoy y Rubalcaba saben más y son mejores gestores que ella?

______________

Gota COLMADORA EN EL VASO DE LA CORRUPCIÓN: El Presidente del Senado, García Escudero, reconoce que no declaró a Hacienda el préstamo de 24.000 euros que le dio el PP. Continúa de Presidente del Senado.