Opinion · Puntadas sin hilo

La única solución sería disolver España

Es tal la situación que la única salida sería disolver España y el mismo día recrearla partiendo de cero y solo con quisiera apuntarse. Todo nuevo, leyes nuevas, actitudes nuevas, lastres fuera. Porque continuando como estamos, solo iremos dando tumbos de miserias e injusticias. Nada se salva. Mañana sería un buen día para ello. La Constitución que nos ha abocado a esto cumplirá 35 años. Momento de anularla al completo y redactar otra, o ninguna como los ingleses. Lo que parecía un éxito ha terminado en fracaso.

Desde el sábado no habría desahucios, nadie pasaría frío ni hambre porque las nacientes eléctricas serían públicas y los bancos de alimentos no serían necesarios, los aspirantes a diputados tendrían que parar un casting como los músicos callejeros de Madrid, no quedaba ni rastro de los viejos políticos, los bancos no podrían hacer contratos a bebés de cuatro meses ni demás fechorías, la religión sería un complemento espiritual para quien lo necesitase financiado por ellos mismos, el hueco de Catalunya en el mapa se mantendría hasta que lo reconsideraran en consulta, las Leyes de Seguridad no se harían con porras y gases, no deberíamos nada a Europa porque éramos novicios y solo asumiríamos lo anterior si negociaban, se había amnistiado toda corrupción pero habríamos comprado drones para detectar nuevos intentos, no habría parados porque todo era de nuevo cuño, tampoco había fortunas escandalosas, no había ricos ni pobres como siempre había afirmado el dicho, no existía fraude fiscal ni se permitiría con más drones, sin herencias recibidas, sin paternalismos, qué hermosura un país sin tradiciones, sin tópicos, sin cadenas, sin supersticiones, todo era nuevo, todo era limpio, la ética y la filosofía de la convivencia aún eran vírgenes, sin normas que impidiesen que al cabo de 15 siglos volviésemos a la misma situación actual. Sería fantástica y emocionante esta nueva aventura de vivir.

Ahora en serio y sin que Jauja nos invada, la Constitución no puede ser una condena eterna, es preciso cambiarla o continuaremos en el desastre de injusticia en que nos hemos convertido. Y si no hay acuerdo entre los partidos, que no lo va a haber, que lo sometan a la consideración del pueblo en referéndum. Pero que no nos torturen ni avasallen más con esta penuria y angustia en que se ha convertido vivir en España. Queremos saber si deseamos seguir siendo monarquía, economía de mercado y patria indivisible. No queremos tener miedo a vivir en libertad ni en democracia auténtica. La Constitución actual ya no es útil ni eficaz. Lo fue pero ya no lo es. Nos ha llevado a esta situación de injusticia social y económica desproporcionadas. Solo no quieren cambiarla quienes se han privilegiado con ella.

Esta Constitución ya no merece nuestro respeto. Nada es eterno y la Constitución tampoco tiene por qué serlo. Ya que no es posible disolver España, al menos cambiemos la Constitución que nos rige y actualicémosla para que la compartan los millones de españoles que no la votaron, que son muchos más que los que la votaron, antes de que la falta de consenso se convierta en desprecio y violencia. Porque hemos llegado a la monstruosidad de que a la gente la Constitución no les interesa nada. Pasan de ella. Solo la ven como un libro de reclamaciones que nunca te dan y si te lo dan no las atienden. A la gente solo le preocupa a unos la codicia y a otros la dura lucha por la vida, cuestiones ambas que la Ley Fundamental que dicen que es la Constitución no soluciona.

________________

Gota de LA CRISIS TERMINADA: 20.000 candidatos bloquean una oferta de Ikea en Valencia de 400 empleos. En Jerez fueron 50.000.

________________

Gota MALPENSADA: ¿Quiénes creen ustedes que pagará la multa de 1.700 millones de euros que la UE ha puesto a siete grandes bancos por manipular el euríbor?

____________________

Gota ESPERPÉNTICA: ‘La falta de ética no es delito’, afirma el fiscal para justificar la no solicitud de imputación de la infanta Cristina. Y tiene razón. Por eso en España casi nada de lo gordo es delito y todo es falta de ética y de golferancia.