Puntadas sin hilo

El discurso navideño que debería pronunciar el Rey

Un año más me dirijo a vosotros para felicitaros la Navidad. Bueno, en realidad no es un año más. Éste es el año en que las diferencias económicas entre los españoles son más grandes desde hace 80 años. Por tanto son unas Navidades injustas e inmorales. No cabe la ternura de las fechas para disimularlo. El Gobierno se ha cebado con los pobres y ha favorecido descaradamente a los afines. Han entrado a saco en todo. Son unos bestias. La reforma laboral ha sido una catástrofe, que ha dejado inermes a los trabajadores. La regresión ética de las costumbres, y las normas, tanto en Educación como en la Sanidad, han debilitado grandemente nuestro tejido social. Como sabéis, yo no puedo hacer nada para evitarlo porque no mando nada. Dicen que reino pero no gobierno y debo hacer lo que me mande el Gobierno, porque si no, me echan. Pero al menos hoy quiero darme el gustazo de cantarle las cuarenta y deciros lo que pienso, que seguramente es lo mismo que pensáis la mayoría de vosotros.

Han incumplido todo lo que prometieron, con una desvergüenza que no se cree. Son incapaces de solventar el problema del paro, que es angustioso, y a los pensionistas les han tomado el pelo con una minisubida ridícula, bastante inferior a lo que cuesta vivir, según me cuentan. ES decir, que el país no está nada bien, y la Monarquía y yo mismo tampoco. No comprendo cómo no han imputado a mi hija la infanta Cristina y o sé por qué el fiscal afirma que no existen indicios bastantes. Creo que deberían llamarla a declarar por lo menos como testigo y que lo cuente todo, que de testigo no se puede mentir, y luego ya veremos.

Por si todo esto era poco, ahora aparece el problema de la independencia de Catalunya. No sé qué decir al respecto. Por un lado sería una pena que Catalunya se declarase Estado independiente, lo cual podría dar pie a que otras Comunidades también lo quisieran y España se desmembrase, pero por otro me parece que se debería dejar votar a los catalanes para que expresasen libremente qué desean. Como conocéis, tanto el Gobierno como el principal partido de la oposición, que creo que de momento es el PSOE, están radicalmente en contra y por tanto me parece que la cosa tiene difícil arreglo. No sé si cabría una solución intermedia, pero el Presidente del Gobierno ya ha dicho que de eso nástic.

Yo estoy acojonado, perdonadme la expresión. No funciona nada, no hay día en que no salte un escándalo, ahora mismo lo de Blesa está que arde, y la justicia se eterniza. Ningún asunto debería tardar más de cuatro años, el mismo tiempo que el de una legislatura. Y encima si condenan a alguien lo indultan. Me da la impresión de que el Gobierno ha legislado de modo arbitrario y ha copado todos los puestos clave de la justicia.

El ministro de Hacienda, Montoro, me parece un tanto chuleta y está dando garrotazos que perjudican a unos y protegen a otros. Ahora tiene montado un tiberio de cuidado acusando a los inspectores de ser socialistas, pero ni se inmuta que para eso tienen la mayoría absoluta.

El Presidente del Gobierno, ¿qué quieren que les cuente del Presidente del Gobierno que vosotros no sepáis? Es un mentiroso contumaz, y solo sabe escudarse en que hace, pero sin decirlo, lo que le ordena Europa. Entre éste y el anterior nos han dejado en la ruina con la famosa reforma del artículo 155 de la Constitución, que se guisaron ellos solitos, y que nos obliga a ser deudores de por vida, antes que atender las necesidades primarias del pueblo. Ayer mismo votaron en contra de que no les corten la luz y el gas durante el invierno a quienes no puedan pagar. Una vergüenza. No sé por qué no nacionalizan alguna compañía eléctrica.

Yo, las sesiones del Parlamento ya ni las veo; antes me divertían las sesiones de control cuando se decían de todo, pero ahora me aburren porque ya sé qué va a pasar.

Este Papa parece bastante asequible, pero veremos si traga y ordena rebajar la influencia de la Iglesia en las cuestiones de Estado, sobre todo que no se lleven la pasta gansa que se llevan todos los años, y lo de la educación separada por sexos. Pero no sé, no sé. Bueno, sí sé, no creo. Además dicen que hay un porrón de ministros que son del Opus y el Papa es jesuita.

Siguen desahuciando gente, el dinero que dijeron que le prestábamos a los bancos ya han aclarado que no se recuperará, o sea que lo pagaréis vosotros, y el ministro del Interior se ha comprado un material disuasorio de primerísima represión, y lo que es peor, ha sembrado el terror entre los ciudadanos (la mitad, la otra mitad no).

Total que vamos tirando como se puede, es decir, de mala manera, esto va camino del caos, la gente está muy cabreada y con razón. Y, para terminar, quiero deciros que si estimáis que yo sobro por ser un impedimento, estoy dispuesto a marcharme. Pero me parece que no os dejarán votar eso. Y no tengo otro curro, y además es mentira lo del gran patrimonio que muchos dicen que he reunido.

Os deseo feliz Navidad y próspero año, aunque lo dudo; sois fantásticos (la mitad, la otra mitad no). Podría seguir una hora más contando más desmanes, pero no quiero daros la tabarra. Además temo que llegue un motorista destituyéndome. Buenas noches.

Solo una pequeñita cosa más: me da mucha pena que haya gente que no pueda pagarse la conexión a internet. El Estado debería facilitarlo gratis. Internet es lo que nos une con el mundo. Ahora sí, buenas noches.