Puntadas sin hilo

La presunción de locura

No sé yo si el número de locos o desquiciados mentales habrá aumentado en España durante los últimos años. Supongo que sí y en notable cuantía. Todo invita a tal presunción y no es fácil mantener la cordura y la calma.

Habría que conocer el grado de deseo de violencia en la cabeza de los españoles en una escala de cero a cien, sin que ello suponga locura, sino ansia de reajuste social.

Habría que saber si definitivamente la política, como mejor definición, es el arte de mentir. Por qué todo lo ocultan, a todo contestan tangencialmente o no contestan, por qué adulteran sus respuestas y decisiones. Si los actuales gobernantes son los genuinos representantes de la mentira.

Saber si está legitimado que los cientos de miles de españoles que pasan hambre y frío se lo tienen merecido.

Saber y por qué si la fe religiosa y todo tipo de fes siguen moviendo las montañas de la intolerancia.

Saber si un rico es un ser perverso.

Conocer por qué no nos permiten a los españoles opinar sobre cuestiones trascendentes.

Si queremos ser monárquicos o republicanos.

Saber qué medios de comunicación manipulan y por qué.

Saber si un parado es un loco social.

Y un viejo un desecho.

Y un óvulo fecundado un ser humano.

Saber si los bancos son templos de usura y cueva de ladrones. Por qué existen y se les permite gobernar de facto.

Si la justicia es una quimera.

Por qué los Códigos no son iguales para todos.

Si el ser humano es corruptible por naturaleza y sin vacuna.

Si los independentismos son sinceros o solo fintas económicas.

Si en las cárceles están los que tienen que estar.

Si el anarquismo es un impulso residual.

Si el marxismo es un impulso residual.

Si el capitalismo tiene cura.

Si la solidaridad es lo mismo que la caridad.

Si la conciencia existe.

Si la familia es unívoca.

Si ha vuelto el nacional-catolicismo.

Por qué queremos que a nuestros hijos les enseñen solo lo que a nosotros nos convenga.

Si los etarras, y todos los vascos, reconocen que ETA ha sido una infame locura.

Por qué el misterio de la luz es indescifrable y un sangriento puñal.

Por qué Dios es así.

Si los miembros del Opus Dei irían al cielo, suponiendo que existiese.

Por qué la cultura es la televisión.

Si la pobreza es una lotería.

Cuándo se es pobre.

Si Europa es una trampa saducea, la solución y no el problema.

Si España es un frenopático, y nosotros sus forzosos inquilinos. Si la locura es un antibiótico.

Si hay esperanza.

Si la desesperanza es la hermana pequeña de la revolución.

Por qué vivimos entre la mentira y el horror, como flores de todos los días.