Opinion · Puntadas sin hilo

A tomar por culo

Lo mismo que el ministro Guindos recomienda a los periodistas en Bruselas, es lo que deberían hacer el PP y el Gobierno en España: irse a tomar por culo. Méritos no les faltan: aborto, privatización sanidad, estrategia concertada entre tres ministerios y la fiscalía para exculpar a la Infanta, huida de sus eurodiputados más representativos, cerrazón absoluta ante el problema catalán provocando enconamiento definitivo, gamonales, barrenderos… Resulta inconcebible que sus adictos no les manden masivamente a tal sitio. Aparte de la connotación grosera y machista de la afirmación. Si bien eso no es lo grave, lo grave es el desdén que muestran hacia los periodistas. Si Guindos en lugar de mandarlos a tomar por culo hubiera dicho que son unos impertinentes sería igual de rechazable. No soportan que se les pregunte lo procedente. Son unos despotillas.

Poco a poco se va consiguiendo. Están nerviosos, destemplados, descentrados, empiezan a dar tumbos. Más de media España ya se ha dado cuenta. Por retrógrados volvemos a ser el culo de Europa. Hasta el presidente de la Xunta de Galicia ha manifestado que no le gustaría que las españolas tuvieran que ir a abortar a Portugal. La justicia está dando pruebas de que, a pesar del asalto que el Gobierno ha hecho para controlarla, se resiste a las privatizaciones incontroladas de la sanidad. En contra de lo que dicen los fachas, las ‘manitas arriba’ y las protestas parece que funcionan.

El impudor ya no les vale, buscan el voto a costa de lo que sea, de traicionarse material y espiritualmente a sí mismos. Se cambia lo que haga falta. Menos lo que de verdad hace falta: que dejen de pagar siempre los mismos. Pero esos mismos se están cabreando, incluso es posible que algún día se unan, y entonces, inevitablemente, el culo les esperará. La gente va perdiendo el miedo, cuestionan la legalidad vomitiva e injusta y creada ad hoc. Mandarlos a tomar por culo aún no es delito. Es la forma suprema del desprecio y la repulsa.

Me disculpo por mis palabras. (Aunque revelen lo que pienso)