Puntadas sin hilo

Por esta vez, el PP tiene razón

Pues a mí la propuesta del PP de confeccionar su programa con tweets o mensajes cortos que no excedan de los 140 caracteres me parece no solo bien, sino acertadísimo. Basta ya de tochos programáticos infumables, ilegibles, abstrusos y generalizadores en demasía, ineficacia e irresponsabilidad concreta. Deberían ser obligatorios, y lo digo en serio. Para que los electores los leyesen, y, sobre todo, los entendiesen.

Si la inteligencia puede definirse como la capacidad de síntesis, no hay razón para que no pueda aplicarse a los programas electorales. En 140 caracteres cabe estar a favor o en contra de la inmigración. Cabe reconocer la prioridad de la deuda externa frente al aceptable bienestar de los ciudadanos. Cabe estar a favor del aborto o en contra. De una reforma laboral o de otra. De monarquía o república. De independencias o no. De injerencias y privilegios de la Iglesia Católica o no. De un salario mínimo y otro máximo o no. De la justicia universal o no. Y así con todo. Sin enrollarse, pero con precisión milimétrica. En realidad unas elecciones, todas, deberían ser un referéndum con 20 preguntas, 20 tweets de 140 caracteres. No habría engaños ni incumplimientos ni componendas. Sabríamos qué hacer con los corruptos y si deben dimitir inmediatamente o cuándo.

Yo creo que los programas mastodónticos son una intensa cortina de humo para diluir promesas. No hay mejor transparencia que la concisión. Ante las muy próximas elecciones europeas, todos los partidos deberían presentar así sus proyectos y programas, de forma que todos cupiesen en la página de inicio de un periódico digital o impreso. Ni más ni menos. Con eso bastaría para saber a quién votar.

Por si tienen tiempo y están de humor, invito a los lectores, si los hubiere, a que escriban, aquí y ahora, sus pretensiones, eso sí, recuerden, tweets o mensajes cortos, de no más de 140 caracteres. Los míos serían:
1. Negociar en tres primeros meses cantidad y tiempo pago deuda.
2. Reforzar carácter laico de España.
3. Persecución implacable fraude fiscal, con penas de cárcel ineludible y cobro ejecutivo inmediato.
4. Creación banca pública, en competencia con privada.
5. Creación o nacionalización compañía eléctrica, gas y agua pública que garanticen servicios básicos a todos los ciudadanos.
6. Obligatoriedad referéndum vinculante sobre cualquier asunto cuando lo soliciten dos millones de ciudadanos.
7. Reforma Ley electoral en tres primeros meses.
8. Mantener actuales leyes inmigración.
9. Obligatoriedad de que todo juicio penal se celebre antes de los tres años, parcelándose si es necesario. Totalidad de recursos resuelta antes de otros tres años.
10. Televisión pública y autonómicas independientes.
11. Pacto de Estado de Enseñanza, con cesiones mutuas y publicidad absoluta negociaciones.
12. Reorganización profunda de la Sanidad pública, universal y gratuita, con supresión absoluta privatizaciones.
13. Pacto de Estado urgentísimo por el Empleo, con participación de todas las fuerzas sociales y políticas y publicada absoluta negociaciones.
14. Nadie que haya perdido su trabajo, perderá su vivienda.
15. Prestación no caducable ni rebajada a parados.
16 Mantenimiento poder adquisitivo pensiones, más aumento un punto anual.
17. Libertad absoluta de la mujer para decidir sobre su cuerpo.
18. Reforma de la Constitución en sus puntos más conflictivos, y sin esperar a que lo y lo que ordene Europa.
19. A meditar.
20. A meditar.