Opinión · Puntadas sin hilo

El nuevo rey, tan formalito, tan obediente,

tan soldador de continuidades indeseadas por gran parte del pueblo, al que temen, desprecian y humillan. Marioneta del poder, prolongador de una saga que por fortuna ya no es lo que era pero por desgracia nos hunde en los abismos de la historia. Embajador sin atribuciones, capitán general sin mando. Símbolo de la unidad desunida, protagonista soñado de revistas del corazón. Asistirá impasible a la desigualdad de su pueblo, sin instar de manera seria a un poco de justicia, amenazando incluso con dimitir si hiciera falta, limitándose a recitar un cúmulo de palabras viejas con la intención de que sean nuevas, inconsciente y molesto tapón del cambio político necesario, qué decepción, érase que se era un príncipe tímido y taciturno que cuando se convirtió en rey se volvió respetuoso con lo establecido por podrido que estuviera.

Políticos e invitados gomosos, grimosos y satisfechos, relevantes aduladores, aplaudidores vocacionales, sumisos cortesanos de reverencias y cómplices apretones de manos, la historia sigue su curso sin sobresaltos ni perjudiciales querencias, somos un gran país, y algunos se lo creen, otros hacen como que, los del arrabal de la legalidad lo niegan con evidencias, falsos brotes verdes de cambio, la nueva monarquía ha venido, infinitas primaveras marchitadas, viva el rey, viva, dios, qué ridículo clamoroso de los padres de la patria, sonrisas, lágrimas, emociones, recuerdos, vanos proyectos, ni una voz mediática crítica, obligados o voluntarios, todo está bien, es mejor así, lo otro puede esperar, este asunto no es prioritario, nunca nada importante es prioritario, nunca nada de lo que quiere el pueblo, pero ni siquiera señalan fechas de cumplimiento y reformas, ¿para qué?, los acontecimientos dirán, mejor no forzarlos mi marcarles plazo, ahora es el momento del paseo triunfal, convertidos ya en figuras de cera, saludando desde el balcón de palacio con los patriarcas retirados, el pueblo les aclama, la coronación ha sido un éxito, la historia y la penuria de España continúan, ha sido un día pesado, un día glorioso, un día jocoso, un día previsible, un día falsamente democrático, esa palabra tan adulterada, las fuerzas del orden se retiran, y mañana es el mismo día que hoy, como en las viejas películas el viento arrastra las hojas de papel del discurso, aquel discurso insulso, y los ecos de los aplausos aún resuenan entre los ingenuos, una España renovada, dice el protagonista. ¿Renovada en qué y para quién?

_____________________

Goteos MONÁRQUICOS:
1. Lo más irritante es ver a un Jefe de Estado vestido de militar. Es como si la reina Isabel, que también es Jefa de la Iglesia Anglicana, fuera al Parlamento vestida de cura o de obispa.

2. ¿Alguien sabe si el europarlamentario Pablo Iglesias fue invitado? ¿Se sabe si fue a la recepción?

3. ¿Cuántos votos habrá perdido ayer el Partido socialista?

4. ¿Habrá indultos masivos?

5. ¿Invitaron al menos a un par de pobres para disimular a la recepción de dos mil quinientos invitados? ¿Y a gente llamada común? ¿O solo fueron Los de arriba? Bien empezamos.