Puntadas sin hilo

¿Ven ustedes a Pablo Iglesias de Presidente del Gobierno?

¿O es demasiado pronto para afirmarlo o negarlo? Pero es que podría ocurrir dentro de un año y cinco meses o menos. Y se puede dar el caso de que tenga el apoyo masivo: quienes ya lo apoyaron en las europeas, más abstencionistas crónicos o temporales, anarquistas, ácratas, extremas izquierdas, desencantados del PSOE si no consigue detener su descomposición, adeptos vacilantes de Izquierda Unida llamada Plural, pensionistas cabreados, preferentistas cabreados, parados cabreados, forzosos emigrados cabreados, profesionales con trabajo pero irritados, mileuristas, o menos, esperanzados, nacionalistas que vean vías abiertas, católicos de base, republicanos en bloque, despedidos por Eres injustos, que son casi todos, maestros interinos, sanidad, enfermos dependientes, gamonales, ecologistas… Es tal el descontento que podría barrer la Ley D’Hondt. Incluso se creyeron lo de los 600 euros de renta base. Iglesias podría ser el Atila pacífico de España. Con la reacción acobardada en sus cuarteles. Con la estupefacción de políticos habituales y votantes de orden establecido. Sería como llevar España a la tintorería, al quirófano de urgencias. La lluvia lava el mundo, dijo Neruda. Podemos intentaría lavar España de tanta porquería y frustración, España dividida en dos, unos frente a otros, de momento por lo pacífico, aunque pronto, si no antes, empezarían las intrigas y conspiraciones. Los acusarán de bolivarianos a sueldo, de proiraníes, de marxistas desbocados, de populistas baratos, de destructores de la democracia, de encubiertos dictadores, de lo que haga falta, y por supuesto que habrá que vigilarlo y esclarecerlo. Pero no los podrán acusar de no ser la única posibilidad de que esto cambie, que es lo que el pueblo ansía. En todo caso sería una aventura apasionante. La gente está fatigada de más de lo mismo, quiere apostar a lo nuevo, ha perdido el miedo, probar a ver qué pasa, los experimentos se hacen con la gaseosa de la decisión y más y más limpia democracia, al fin y al cabo Cristo solo tenía dos años menos que Iglesias, lo único grave sería Monedero haciéndole de Alfonso Guerra, si España quiere Europa no la detiene, al menos en primera instancia, entre Iglesias, Felipe VI, Alberto Garzón y Madina o Sánchez podrían armar la de dios es cristo.

Porque quedarse en Jefe de la Oposición o de grupo parlamentario importante le condenaría, inevitablemente se integraría en la Casta y comenzaría su descrédito. Es dudoso que aguantase el pulso, caería en los mismos errores y argucias. Se le pasaría el arroz Bomba del poder. O en noviembre o nunca. Por cierto, permítanme un personalismo: yo seguiré votando a IU. Pero me alegraré de que gane Iglesias si todos los mentados lo deciden. Lo que sea, con tal de que esto no siga. Sí, sí, todo esto es un disparate, ¿pero qué prefieren ustedes para finales de 2015, que siga Rajoy o que venga Pablo Iglesias?