Puntadas sin hilo

¿Ven ustedes a Eduardo Madina de Presidente del Gobierno?

Mientras el bucanero Pablo Iglesias se prepara para un difícil abordaje y el virrey Rajoy ordena y manda represión y engaño, la goleta del PSOE hecha añicos desparrama sus cadáveres, valores y pertenencias camino de la orilla de la marginalidad, con el único náufrago Madina tratando calmamente de arribar a puerto. En sus últimas brazadas no lo ha hecho mal, le incomoda el precipitado aforamiento del rey abdicado y estima que la rebaja fiscal de impuestos es un tiro en el corazón de los trabajadores.

Si las ciencias sociológica y demoscópica no desatinan al concluir que los españoles no están por los extremo, una opción auténticamente socialdemócrata es boya de apoyo. Y Madina no tiene más cadáveres en el armario que otros, bucaneros y virreyes incluidos. Todos tenemos un pasado. El problema es liberarse de él. ¿Se ahogará Madina en esas aguas traidoras de ataduras con el pasado y de connivencias y coaliciones o conseguirá bucear para salir a flote en su dignidad política personal y de nuevos horizontes? Los ciudadanos tienen los cañones de sus votos dirigidos contra él. Aunque esos mismos ciudadanos parece que lo prefieren a otros nadadores del PSOE en ruinas por guapos que sean y por ser preferidos capciosamente por la derecha.

Llegado a tierra, ¿podrá reorganizar el campamento, hacerse creíble y enfrentarse a descontentos, bucaneros y virreyes? Ésa es la gran pregunta de los próximos meses políticos. Difícil lo tiene. Tarea de cíclope, casi. Pero hace bien en intentarlo. Primero llegar a la orilla y luego presentar intenciones concretas. ¿Balancearse hacia la derecha o hacia la izquierda? En todo caso tiene derecho a presentar su programa. Lo mismo que todos nosotros tendremos derecho a ser jueces implacables. Pero no verdugos prematuros. Ni fanáticos opinadores. Lo tiene difícil pero no imposible. Primero, que salga elegido. Segundo, que le dejen fraguar y moldear. Tercero, que le creamos que no supone más de lo mismo. Con el tiempo apremiándole. No seré yo quien le sumerja la cabeza hasta ahogarle. Quiero ver, quiero saber, quiero entender si el PSOE dispone de una nueva goleta (no hagan chistes, por favor, cambiando la g por una c) con la que de nuevo navegar si velas arriadas. Un comentarista exigía ayer un Secretario General que pida perdón por estos tres años sin hacer oposición, dejando a los más desfavorecidos en las garras del fascismo, quiero un Secretario General que pida perdón por haber modificado el artículo 135 de la Constitución en una noche de orgía fascista con e Partido Popular, por la desindustrialización del país, por las privatizaciones y saqueos de empresas públicas, el robo de fondos públicos y por haber corrompido a los sindicatos, que condena el enriquecimiento de Felipe GAL Natural, que reclame la laicidad del Estado, que reivindique la República, que rompa todos los acuerdos soterrados con el fascista Partido Popular, que se avergüence de los GAL, los condene y pida perdón. Yo me conformaré con nuevos intentos creíbles, y si fuera votante del PSOE, que no lo soy, creería a Madina. Parece persona solvente. Por lo menos para mantenernos a la expectativa hasta ver qué indica la rosa de los vientos y su cuaderno de bitácora. Odio la guillotinas políticas irrazonadas y exclusivamente vengativas.

________________

Gota PODEMOS: He visto la conferencia de Pablo Iglesias en el Hotel Ritz para el Nuevo Foro de Economía con el patrocinio de Red Eléctrica Española, Asisa y BT. Muy bien. Nada nuevo a lo ya oído, pero con el enorme valor de decirlo en un foro y lugar así. También respondió bien a las preguntas posteriores. Por cierto, en mangas de camisa en el lujoso hotel.