Opinion · Puntadas sin hilo

¿Interesa ya el PSOE a los españoles?

Ésa es, creo, la gran pregunta de la situación política española. Y los augurios, también creo, no son buenos. El desinterés de la población ante las elecciones de candidato a su Secretaría General es palmario. Incluso periodísticamente se cubre como por obligación y en segunda o tercera información después de la del fallecimiento de Alfredo Di Stéfano y de la nueva estafa de Gowex con el wifi.

El PSOE corre el peligro de haber pasado a ser una reliquia. Por sus propios errores y por la aparición de nuevas opciones más acordes a la necesidad de cambio que sienten los españoles o gran parte de ellos. Es injusto, pero todo lo que hizo el PSOE, que fue muchísimo y espléndido, ha caído en el olvido y en el desprecio. En la política no hay piedad. El PSOE es ya como un barquito de papel mojado. Con dificilísima, por no decir imposible, rehabilitación. No tiene ni ideas propias y nuevas ni líderes prometedores, a juzgar por lo visto y oído ayer. Cierto que aún es el segundo partido más votado, pero cierto también que los gustos de los electores no son inamovibles y se barrunta el declive. Millones de españoles se quedan sin guía, y en el desconcierto no se sabe qué tumbo tomarán. El centro-izquierda suavísimo del PSOE ya no les satisface. Todo lo resuelve pisando huevos si querer romperlos. El PSOE se define por su indefinición. Ya es un debilísimo contracanto de la derecha y un pizzicato fallido de la izquierda. Ni chicha ni limoná. Al PSOE le ha faltado mala leche.

España no se hundirá (más) sin su presencia, y, paradójicamente y al fin, se abren puertas al enfrentamiento, en su sentido político y no bélico, con la crueldad e injusticia de la derecha. Los españoles, aun los más dormidos y reticentes, están dispuestos a dar la batalla. No quieren ser humillados y ofendidos por más tiempo, en la lucha en la que el PSOE fracasó. El crédito del PSOE es irrecuperable, – y ojalá me equivoque – y ha llegado la hora de encarar la nueva situación. Sin ser rojos de libro ni de hechos, pero con posiciones y actitudes claras. Los españoles le han sacado tarjeta roja al PSOE, pero el partido no solo continúa, sino que comienza uno nuevo: la derecha contra un socialismo inteligente. Nuevos jugadores, nuevas ansias y nuevas realidades no confundidas con viejos deseos. España sin mixturas. Enterremos en paz el cadáver del PSOE y comencemos el partido. La tripleta Sánchez, Madina, Pérez Tapias ha fracasado. Han sido sustituidos por la dupla Iglesias-Garzón.

____________________

Gota FATIGOSA: Asfixiante, antigramatical y falsa y estúpidamente progresista tanto y tan constante ‘compañeros y compañeras, amigos y amigas, ellos y ellas, ciudadanos y ciudadanas, vascos y vascas, catalanes y catalanas, elegidos y elegidas’, y mil más. Como sentenció el académico y lingüista Lázaro Carreter, llegará un momento en que tengamos que decir ‘Todos y todas los dueños y dueñas de perros y perras’.