Puntadas sin hilo

Le voy a votar

Lo último que debe hacer un articulista político que se precie mínimamente y no quiera caer en el desprestigio más absoluto es manifestar con claridad sus preferencias. Pues bien, yo, visto el programa Salvados de anoche en La Sexta, votaré, sin duda alguna, a Podemos. Por si todavía no estaba convencido, creo que las declaraciones de Pablo Iglesias fueron sinceras y convincentes. Un ejemplo de prudencia responsable y a la vez una firme decisión de cambiar la política de España desde la decencia. Creo también que, una vez más, Jordi Évole demostró ser un maestro de la televisión, no solo por el duro y estudiado cuestionario al que le sometió, sino también por su extraordinaria rapidez de improvisación para repreguntar continuadamente, y todo ello con una agilidad en el ritmo envidiable. Solo Gabilondo en sus buenos tiempos sería capaz de hacer una entrevista así, sin concesiones, sin rehuir temas, y sin papeles, salvo el índice de propuestas de programa. Se puede acusar a Iglesias de que está hasta en la sopa de tanto aparecer en televisión, pero ayer todo fue nuevo y atrayente.

No creo que España se hunda si Podemos e Iglesias llegan al poder, como afirman sus adversarios, que son todos. Lo más grave que puede ocurrir es que fracase en su intento. Como tantos Presidentes. Pero su aventura, dicho sea en el mejor sentido de la sensatez, habrá sido una experiencia necesaria frente al cansancio y repulsión que millones de españoles sienten ante la deteriorada situación actual. Agitar la vida política española es una obligación y una necesidad. España está varada, encallada, encanallada, en el hartazgo y, lo que es más grave, en la injusticia. Yo no quiero vivir más en esta parodia, cargada de defectos sustanciales, y deseo que alguien trate de enmendarla, aun dentro de la dificultad que supone estar englobado en la necesaria pertenencia a Europa. Me ocurre lo que creo que también le ocurre a miles de personas: me pesa más el deseo de cambio que las propuestas en sí. Votemos y luego veremos, con unas propuestas genéricas respetadas, claro es. Lo mismo que hacen los votantes de los demás partidos, en especial los del PP. Además Iglesias parece un tipo decente. Y su equipo parece que también. Y nada estúpido, algo infrecuente, y bastante para otorgarle confianza. Ayer leí una cosa que me golpeó con dureza: alguien escribió: "Faltan ocho días para poder comer con aceite". Ya sé que hay cientos de miles personas con más angustia económica. Pero quien lo dijo fue alguien que tiene trabajo. En medio del delirio bancario, ese festejo de los prestamistas, esa connivencia entre el poder político y financiero, ¿cómo no pensar que Iglesias y Podemos harán que esa familia pueda cocinar con aceite todo el mes, cómo no pensar que a Podemos le preocupan las personas? Yo votaré a Podemos mientras no vea a Pablo Iglesias con una gorra con la visera del revés en el cogote, mientras no le vea con gorro de cocinero explicándonos y cocinando su plato favorito en un programa de gastronomía en televisión. Con su intervención de ayer,Salvados batió su récord histórico con un 23,8 de audiencia y casi cinco millones de espectadores (4.942.000), siendo, con diferencia, el programa más visto de todas las cadenas.