Puntadas sin hilo

El gatillazo catalán de Rajoy

Cuando no se tienen claras las ideas sobre el problema catalán, como me ocurre a mí, lo prudente y sensato sería no opinar. Pero ello indicaría por un lado temor y por otro desprecio, amén de cierta irresponsabilidad profesional.

El presidente Rajoy afirmó en repetidas ocasiones que ni la primera ni la segunda consultas convocadas se celebrarían. Para ello acudió al Tribunal Constitucional, que las declaró ilegales. Y sin embargo se han celebrado, reunidas en la de hoy-ayer. De modo que fue una consulta ilegal, que se celebró y que Rajoy se tragó. Diz que en aras de tacto político, pero que ha supuesto un gravísimo incumplimiento, y por tanto delictivo, de su cometido presidencial. Como se repite hasta la fatiga, la ley ha de cumplirse por encima de cualquier consideración por potente que sea. Artur Mas, incumpliendo también la ley, le ha doblado el brazo a Rajoy. Son dos delincuentes, por mucho que aduzcan los valores de la democracia. El primer valor de la democracia es el respeto a la ley establecida. Lo mismo que, como afirma el catalán Javier Cercas, supone un disparate gramatical y un derecho inexistente en el mundo entero el llamado ‘derecho a decidir’.

También afirmó Rajoy que mientras sea presidente, la soberanía nacional, esto es, la unidad de España, estará asegurada. Pues tampoco es verdad. Gracias a su estúpida actitud inmovilista, de hecho esa unidad ya no existe. Es evidente que la gran mayoría de catalanes ya no se sienten españoles y no aceptan la legalidad institucional del Estado. Quieren la independencia, gracias a Rajoy, a las torpes e interesadas promesas de Zapatero, y a las restricciones del Tribunal Constitucional al Estatuto aprobado en el Congreso.

Y se ha llegado a una situación en la que no cabe diálogo. O independencia o sometimiento, y sin medias tintas federalistas propulsadas por el socialismo, pues en la práctica ya existe un autonomismo equiparable a un muy amplio federalismo. Sabiendo que la Constitución imposibilita, por sus exigencias, su reforma. O votan solo los catalanes, según defienden los nacionalistas, o votan todos los españoles, según mantienen quienes creen que el sujeto constituyente es el pueblo español en su conjunto. Con Rajoy ni lo uno ni lo otro. ‘Es innecesario, los españoles no desean una aclaración una solución’. A lo que se ve, el Presidente siempre elige que las cosas se pudran y el rencor sea la norma. Pero este set lo ha perdido. Gran éxito de los catalanes, reafirmados en su lucha. La ley y la política convertidas en basura. Como casi siempre con Rajoy. Lo asombroso es que este trascendental asunto a la gran mayoría de los españoles apenas les interesa. Prefieren, creo yo, que Catalunya siga siendo España, peo tampoco les preocupa en demasía que se independice.

(Perdón por mis dudas y por no ser lo bastante demócrata)

______________________

Gota UNA ENCUESTA MÁS: Nueva encuesta hoy mismo del Instituto DIM para El Confidencial.com, periódico algo derechoso pero serio y de gran audiencia: PP 26,9 % ; Podemos 26,3 %; PSOE 19,5 %; IU 7,3 %; Ciudadanos 5,6 %; UPyD 3,2 %.

___________________________