Opinion · Puntadas sin hilo

El PP o el caos

En la pésima entrevista que ayer le hizo Ana Pastor -pésima porque últimamente Pastor va de sobrada y suficiente – , el ministro de Economía Luis de Guindos lanzó una bomba de destrucción masiva contra Podemos, al repetir varias veces que si Podemos gana y solicita un reestructuración de la deuda, no se podrá pagar a pensionistas y funcionarios ni atender los gastos de sanidad y educación puesto que España necesita 240.000 millones y nadie se los prestará ante la incertidumbre de su devolución. Pastor, que ya pregunta como un simpático y ágil robot que únicamente atiende a sus papeles, no supo, o no quiso, replicarle y permitió que la bomba explotara en la cabeza de cientos de miles de espectadores. Ni siquiera le reformuló si la bajada del petróleo, la depreciación del euro frente al dólar y la continuada inflación negativa en toda Europa, que tanto están beneficiando al actual Gobierno no beneficiaría también a Podemos al llegar a gobernar. No, ella tenía un cuestionario enloquecido, y, naturalmente, Guindos aprovechó para hacer de banderín de enganche y adelantado del lema que el PP ha acordado para estas elecciones: “El PP o el caos”. Sin ellos y su estabilidad monopolística, España se hunde. No hay salida. Estamos condenados al PP. Y todo menos que se revisen las cuentas de pasado, las cuentas del frenesí y el despilfarro de los gobiernos anteriores, socialistas unos, retrógrados otros. El terror a través de la economía. Pobrecitos pensionistas, pobrecitos funcionarios que no cobrarán.

Como no se les pregunta por la creciente desigualdad entre los españoles que han causado, ni por las condiciones laborales de indignidad y sumisión obligada, ni si hay más o menos parados que cuando accedieron al poder, ni si la mínima rebaja anuncia de impuestos es equivalente a lo que nos los han subido, todo se queda en que si ganase Podemos sería tal desastre que nos abocaría a ser expulsados del euro. Ni si les parece justo condenar a los españoles a vivir de por vida en la penuria. Cuando les conviene, Gracia no tiene nada que ver con España, y cuando no les convienes son hermanas gemelas.

Podemos, en lugar de dedicarse a la preparación de algo tan arriesgado e incierto como la manifestación del día 31, debería estar atentísimo y contestar fulminantemente y con claridad a esta oleada de amenazas y mentiras con que nos inundarán los próximos meses. Es un trabajo fundamental, con la verdad por delante para que los españoles razonen. Probablemente da igual porque es previsible que los votantes en todo caso y a ciegas prefieran el caos al PP que tanto les ha engañado y hecho sufrir. Pero sería mejor dejar a estos farsantes con el culo al aire. El objetivo de los políticos es desprestigiar a Podemos, no qué debemos hacer nosotros para enmendarnos y ser mejores que Podemos. Porque la subida de Podemos no es tanto mérito suyo, como desastre e incapacidad de los demás partidos, que solo se preocupan de sus intereses y nunca de un sentido generoso y justo de Estado. Por no hablar de la ideología represora que profesan y practican e imponen a ingenuos españoles.

________________________