Puntadas sin hilo

Se diluye el miedo a Podemos

Y se sustituye por el respeto. Ni son ni bolivarianos ni proetarras ni proiraníes. Son socialdemócratas auténticos y así lo ha entendido la gente, con independencia de los simpatizantes que le reclaman mayor radicalismo. Es difícil que lleguen a gobernar en solitario, pero resulta impagable el beneficio que ya han hecho a la sociedad española al quebrar posiciones anacrónicas y dañinas para la convivencia de los españoles. El Partido Popular nos había llevado a una dictadura de facto con el abuso desmedido de su mayoría absoluta. Se han ahorcado a sí mismos. Nunca más una mayoría absoluta de nadie, parecen decir los votantes.

En este primer partido de la eliminatoria por el gobierno de España ha ganado la izquierda, salvo que la perspectiva de gobernar en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla, A Coruña, Huelva, Cádiz, Castilla La Mancha y Extremadura signifique que se ha perdido. Ahora veremos y enjuiciaremos su gestión de cara al segundo y definitivo partido de vuelta en noviembre para las elecciones generales. La derecha no está vencida, pero la izquierda tampoco, y eso que jugaba el primer partido en campo contrario en las municipales y autonómicas.

Ni ha habido un 14 de abril ni Podemos y demás izquierda son rojos de libro y destrucción. Son, simplemente, demócratas, y el pueblo decidirá. Convendría que la derecha se acostumbrase a entender que eso es la democracia. Nos hemos quitado de encima el cáncer de las mayorías absolutas, y la coherencia y la decencia parecen llegar. A los españoles ya no les asusta la despectiva, interesada y amenazadora denominación de Frente Popular porque ni las circunstancia sociales son las de entonces, y en ningún caso existe la posibilidad de una guerra civil, lo mismo que el Partido Popular acoge desde la derecha más dura a la más templada y nadie les cataloga, o debe catalogar, de totalitarios irredentos.

Podemos puede, debe, ser el catalizador del cambio posible, y eso, creo yo, es lo que los españoles han comprendido. El Coletas no tiene cuernos y los ciudadanos han ido hoy a trabajar con normalidad. Nadie está asustado. Sí, ha ganado la decencia. Los electores han puesto a los políticos en su sitio. De modo que, obedezcan. Y los ganadores, gobiernen, pero no se prostituyan. Les esperamos para devolverles nuestra confianza. Ni somos una país de mierda, ni tenemos que lamernos las heridas, ni preguntarnos asombrados ¿Pero en qué país vivimos?

______________________