Puntadas sin hilo

A los 15 días de las elecciones, el dinosaurio todavía seguía alli

Y comenzaba a desperezarse. La tormenta le había despertado. Los otros animales, tortugas, canguros, castores, aves y fauna marina extrañas, asustados, no sabían qué hacer. Había sido un sueño pasajero. El dinosaurio resucitaba el miedo. El pequeño diplodocus ciudadanos se mostraba como un traidor y los desertores de la especie volvían a sus orígenes. Caos económico, inestabilidad política, el planeta se convertiría en un gigantesco pedregal lleno de cadáveres nada exquisitos. Bastó aquella señal de rebeldía en la granja de las elecciones para que los dinosauritos esparcidos por el territorio se reagrupasen en torno al jefe de la animalidad más perversa. No les hacen falta consignas, les basta con detectar el peligro de su dominio. La prehistoria, como España, es eterna. Y una y no libre, sino amedrentada. Son un ejército de cruzados contra otra concepción del mundo que no sea la suya. Dios les protege, los mercaderes les protegen, los tenedores de armas les protegen, los propietarios de la información les protegen. Los demás animalitos de la granja aún no se han percatado del peligro real del despertar del monstruo. Continúan a lo suyo, a discutir por un espacio. Rechazan a aquel otro dinosaurio obrero y español que quiere jugar con ellos. Pero no se fían. Nadie se fía de nadie, nadie cede, y el universo patrio sin barrer. Es la guerra de los avatares. Todos creen que pueden por sí solos. Todo depende de la gestión y mesura de los nuevos animalitos con mando por unos meses. Los maltratarán, los difamarán, los asfixiarán, ocultarán, manipularán. Pero si triunfan, los demás animales ganarán la guerra en noviembre, cuando llegue el frío. O la Historia se detiene o la Historia avanza. Sí, el dinosaurio y sus hijos están vivos y coleando, pero los animales sin hiel y con raciocinio, también. Es la gran batalla. Desgraciadamente el gran dinosaurio y su séquito están ya en activo. Sépanlo, sepámoslo. No caigamos en triunfalismos. Somos más, pero mal avenidos. Sí, se hace camino al gobernar, aunque sea en ayuntamientos y comunidades autónomas. Oídos sordos al dinosaurio, pero no le quitemos ojo, no caigamos en sus trampas. Todo depende de nosotros. Y los diletantes y eternos descontentos, hagan el favor de no joder la marrana.

______________________

Gota CULÉ: Es obvio que si Catalunya se independizase, el Barça nunca ganaría la Champions League ni triplete importante alguno, pues sería un equipo modesto. ¿Qué dicen a esto los aficionados culés, y el resto de catalanes?

__________________