Puntadas sin hilo

Rivera-Iglesias, un alumbramiento feliz

Anoche tuvo lugar el nacimiento del relevo político generacional en España. El debate entre Albert Rivera y Pablo Iglesias alcanzó una cuota de audiencia del 25,2 %, cifra de fútbol o de Gran Hermano, superando ampliamente el récord histórico del programa Salvados. Rajoy ha pasado a mejor vida, y Pedro Sánchez también porque en definitiva encarna a un PSOE que se parece al de siempre. Rivera e Iglesias son los nuevos líderes de las opciones políticas destacadas en España. Rivera es un señorito pijo y listo, de colmillo retorcido, e Iglesias es un inconformista atemperado e ilustrado. Cualquiera de los dos representa la renovación que los españoles desean, Rivera dando una mano de pintura al PP e Iglesias adelantando al PSOE en un ir más allá en sus reivindicaciones sociales y económicas. En definitiva es la puesta al día de los viejos, fatigados y desgastados partidos, que cumplieron aceptablemente con el encargo constitucional que se les hizo. Pero renovarse o morir. Y estos dos nuevos grupos están en disposición de reavivar el interés de los españoles hacia la política y de conducir el país en un nuevo tramo de democracia. Sin insultos, sin descalificaciones, sin trampas. La derecha eterna elegirá a Ciudadanos y la izquierda eternamente dispersa preferirá a Podemos si por obcecación no quiere diluirse. Ninguno de los dos supondrá una revolución violenta ni destructora del sistema. Con cualquiera de los dos permaneceremos en Europa, con unos más sumisos y con otros más rebeldes y disconformes. Con los dos se lavarán las instituciones, con unos más suavemente y con otros con más profundidad. Los españoles debemos elegir. Comienza una nueva carrera; la de un continuismo no corrupto y la de una ruptura no perturbadora.

Ah, el debate parece que formalmente lo ganó Rivera, más agresivo, aunque siempre educado, convertido en tertuliano que no deja hablar y con un Jordi Évole permisivo como único reparo. Pero en el fondo, en mi opinión, lo ganó Iglesias a la contra: desde hoy no se le podrá acusar de impreciso. Sus postulados fueron bastante más concretos que los genéricos de Rivera, y los que de éste fueron precisos huelen a injusticia social y neoliberalismo económico, que supone más sufrimiento para el ciudadano común. Por eso los medios de derecha dicen que ganó Rivera. En cualquier caso, ayer hubo un alumbramiento feliz. No creo que la mayoría de los españoles deseen más de eso.

__________________________