Puntadas sin hilo

Desde la cartuja

Estimados lectores:

Saltándome las normas, les escribo desde la cartuja en la que he ingresado como consecuencia de mi falta de fe en las encuestas.

Reconozco que aún me sigue picando el gusanillo de la curiosidad y por eso les ruego que tengan la amabilidad de informarme de vez en cuando de cómo van las cosas por ahí. Aquí no tenemos wifi y el prior solo nos permite escuchar la Cope y ver El gato al agua en 13tv. No hablamos de política el poco tiempo que nos dejan hablar, igual que hacen los españoles en sus hogares y cenas de los viernes con los matrimonios amigos. Yo creo que aquí todos los monjes son del PP. Lo digo por lo mal que me miran y que me parece que me han calado.

¿Cómo van las cosas por ahí?  ¿Lo de Catalunya se arregla o se agrava? ¿Han votado ya el comienzo de la desconexión de España? ¿Cómo ha reaccionado el Gobierno? Me gustaría discutir con los demás monjes que debería hacer el Gobierno si el Tribunal Constitucional suspende lo acordado en el Parlament y los miembros de éste deciden no hacerle caso. No los van a obligar por la fuerza y meterlos en la cárcel. Y encima la presidenta del Parlament ha dicho que llegará hasta donde sea y que no cree que el Gobierno central se atreva a aplicar la ley. No sé. Un follón.

Lo de las elecciones del 20D, cuatro días antes del Nacimiento de Nuestro Señor, imagino que será un gallinero y todos no hacen más que mentir y prometer en falso. El otro día durante la siesta pensé que en lugar de presentar esos tochos ilegibles de programas, se debería obligar a os jefes de todos los partidos a que contestasen con un Sí o No a las mismas 50 preguntas, sin posibilidad de evasivas. Quedaría mucho más claro a que se comprometen y sería mucho más fácil juzgarles. También pensé, pero esto fue durante la cena mientras leían un rollo de un padre de la Iglesia, que había que aclarar si los candidatos de las listas, sobre todo los que van en el número uno, lo deben decidir los representantes de los partidos en cada provincia o autonomía o lo debería decidir los jefes en el partido central para que no ocurra lo que le ha pasado a Podemos en Euskadi, que se han peleado y se han marchado casi todos.

También pensé, mientras cavaba mi tumba, - que nos obligan a cavarla y cuando la has cavado del todo te obligan a rellenarla y volver a empezar y así sucesivamente hasta que te mueras -, que una cosa que se debería arreglar es la Ley electoral por lo menos para que no ocurra que puedes tener más votos peo menos escaños, como e Catalunya, y que es un cachondeo.  Otra cosa que sería fundamental concretar son las promesas difíciles. Por ejemplo, Albert Rivera ha dicho que el Estado deber garantizar por ley el agua y la luz. Y Pedro Sánchez ha dicho que el PSO va a sacar a los jóvenes del paro y la precariedad. Pero ninguno ha dicho cómo. Claro que Rajoy lo único que repite como un loro es que hay que votarle a él o de lo contrario se irá todo a pique.

En fin, que menos mal que ya paso de política. Vivo mucho más feliz y sin sobresaltos de encuestas ni mítines ni que estén dando todo el día la murga en televisión a ver quién aparece más. Les deseo lo mejor y que ganen los suyos. Y si no ganan, no se alteren: dentro de cuatro años volverá a haber elecciones. Para entonces yo ya llevaré cavadas y descavadas unas cuantas tumbas, como si fuera de izquierdas. Por cierto, me he enterado de que esta cartuja no paga el IBI. Si tengo tiempo y no me pillan, la próxima semana propondré las 50 preguntas obligatorias del Sí o No que se deberían hacer a todos los candidatos. Si quieren pueden ir adelantándolas ustedes.

Me voy a maitines, que ya llego tarde.

___________________________