Puntadas sin hilo

Políticos al desnudo

Lo mismo que hay Sálvame todos los días, debería haber un debate diario con los líderes de los partidos. No entrevistas individuales ni apariciones en tertulias, sino debates constantes entre ellos durante todo el día. Sería una forma de campaña electoral mucho más efectiva, mucho más económica, y mucho menos de autobombo, Y se podrían tratar todos los temas que siempre son postergados pero que son importantes, como por ejemplo el aborto, las relaciones con la Santa Sede, el IVA cultural, la cultura, los refugiados, la legalización de la marihuana, el maltrato animal, o todos los que plantea el comentarista zizero, que se ha cabreado porque no se abordan y ha dejado de participar: paro, carencia de ingresos, contratos basura y con duración de pocos días, salarios miserables, igualdad de salarios por el mismo trabajo (mujeres, hombres), futuro de las pensiones, desahucios diarios,
 no disponer de energía para cocinar los alimentos,
 sin calefacción en invierno por no poder pagarla, recortes en Sanidad y Enseñanza, ausencia de igualdad de oportunidades en formación y acceso a puestos de trabajo, falta de asistencia a personas dependientes, corrupción de algunos políticos y de algunos empresarios, privilegios de todo tipo hacia la Iglesia Católica, salario o ingreso mínimo para cada persona, salario máximo.

Sería el Debate-maratón. Solo podrían participar los líderes o en todo caso, y ocasionalmente, sus segundos sin que coincidieran los de los distintos partidos. La prueba estelar sería, como en Sálvame de luxe, la del polígrafo. ¿Se atreverían los líderes políticos a someterse al polígrafo, naturalmente político y no de cuestiones relativas a su intimidad, para ver quién decía verdad y quién mentira? El que no lo hiciera se vería seriamente perjudicado en sus opciones.

Ya, ya sé que estarán renegando por esta proposición. Pero no veo por qué. Tan Comedia humana de Balzac a la española como Sálvame sería la Comedia humana de la política. Nuestros políticos quedarían al desnudo en sus verdaderas intenciones. Si van a programas de entretenimiento no hay razón para que no fueran a un Sálvame político continuo. Sería algo así como esa norma norteamericana de que un político pueda estar en el uso de la palabra mientras el cuerpo le aguante. Incluso podrían hacer deporte en una cinta andadora o comer lo que les apeteciera y ase llevaran en un tupper.

¿Sería beneficioso para alguno de los candidatos no asistir al debate-maratón en ningún momento y medirse con todos los candidatos? Lo dudo. El público votante lo rechazaría. Si besan niños y visitan a Bertín Osborne, les exigirían, dentro de la mayor seriedad y el máximo rigor político, subirse al tren del debate sin disculpas estúpidas. Los minutos de oro serían de platino, y las encuestas estarían al día. Esa maratón no tendría por qué ser más pesada que un programa de cocina o cualquier concurso o reality show. Sería como un Gran hermano a celebrar en la casa del Parlamento, pero sin expulsiones hasta el día de las elecciones. Porque ¿qué otra cosa tienen que hacer los candidatos sino hablar y hablar para tratar de convencernos? Así no podrían entrar moscones como Felipe González, y los medios de comunicación serían objetivos e independientes porque solo saldría lo que viésemos y escuchásemos directamente a los propios candidatos, haciendo o sin hacer edredoning ideológico. No habría titulares tendenciosos ni se confundiría información con opinión Y, lo más importante, quedaría constancia visual de sus proyectos, en lugar de votarles a ojo, puesto que el 95 % de los votantes no habrán leído sus tochos programáticos. Naturalmente no sería obligatorio verlo, pero no creo que sus índices de audiencia fueran inferiores a los de Sálvame, que son altísimos. Lo del polígrafo arrasaría.

___________________________

Gota CORRUPCIÓN INFINITA: No sé a qué esperan Pablo Iglesias y Albert Rivera para saltar como tigres sobre el escándalo de las comisiones del embajador en India, Gustavo de Arístegui y el diputado popular Gómez de la Serna. Se les ha adelantado el PSOE, pidiendo la destitución del embajador y la renuncia del diputado. Pero es que verdadero escándalo y problema no ése. El verdadero escándalo y verdadera corrupción es la frivolidad e irresponsabilidad con que el Parlamento concede permiso a los diputados para montar despachos de negocios, siendo diputados.

____________________________

Gota TACONES: Parece que a Soraya Sáenz de Santamaría como si la hubiesen obligado a ir con tacones al debate de Antena 3. Por eso ella se queja diciendo a sus adversarios que no saben lo que es estar tanto tiempo con tacones. Si hubiera ido con zapatos bajos, habría ganado.

______________________