Los defensores de la libertad

La extrema derecha, enemiga de la memoria histórica para poder reescribir los hechos con impunidad, no quiere pasar página de sucesos tan lamentables como el atentado del 11 – M. Es curioso que los que pedían el archivo del sumario por deficiencias en la investigación, ocultación de pruebas, negligencia por parte de la policía y, sobre todo, de la fiscal y el juez instructor, acusen a Alberto Ruíz Gallardón de pretender la impunidad para los autores del atentado. De haber seguido las órdenes de estos exaltados periodistas al servicio de la iglesia católica, los condenados como autores materiales hubieran quedado en libertad. Hay que entender entonces que, cuando se refieren a los autores del atentado, hablan de otros que no han sido acusados ni, por tanto, condenados. ¿Quiénes son? Según ellos los que salieron ganando en las elecciones del 14 – M. Y toda esta lucha por llegar a la verdad absoluta tiene una causa profunda, según se dijo en el juicio del miércoles: “El respeto a las víctimas”. Pues a pesar de los años que llevan trabajando en los medios, algo les falla porque, precisamente, otros exaltados del mismo signo, que sostienen las mismas tesis, gritan a las familias de los fallecidos: “Meteos los muertos por el culo”. Estos líderes de opinión no hacen llegar ese respeto que dicen tener a las víctimas, a sus oyentes y lectores. Algo falla en la cadena de transmisión docente. Pero después de todo lo que hemos visto y oído desde el 11 – M, hay un comentario  del acusado que rebasa el tope del cinismo imaginable. Afirma que al alcalde de Madrid le dan lo mismo los muertos con tal de tocar poder. Y lo dice, precisamente, él. Así se escribe su historia. Esa en la que se podrá leer que el gobierno del PSOE lo tapó todo y se fue de rositas.