Asuntos & cuestiones

Contra la crisis

La gente quiere escuchar propuestas diferentes a las que proponen los que provocaron "la crisis", que hablan de soluciones difíciles de comprender para los que no tenemos una visión macroeconómica de la existencia, como el empecinamiento en que el abaratamiento del despido atenuaría la destrucción de empleo. Estas indemnizaciones se crearon, precisamente, para evitar que el despido se convirtiera en un acto reflejo ante cualquier situación crítica. Dicen que flexibilizar el mercado laboral no tiene nada que ver con el despido libre. Cuando se les pide que expliquen qué quieren decir, se van por extraños vericuetos. En el mejor de los casos, citan a los que están de acuerdo con estas medidas de recortes de derechos de los trabajadores, dando a entender que gente tan lista no puede equivocarse, como si no hubiera un posicionamiento ideológico previo detrás de las reformas que proponen la CEOE o el gobernador del Banco de España, entre otros.

Mientras se esfuerzan en aplicar sus recetas a los demás, aparecen noticias acerca de sobresueldos y participaciones en beneficios que se ponen los altos cargos del mundo de la banca y las altas finanzas. También, al parecer, quieren flexibilizar su mundo, pero en sentido contrario. Lo que resulta evidente a los ojos de los que no tenemos perspectiva histórica es que no nos consideran sus iguales. Algunos ingenuos todavía esperamos una disculpa por la crisis en la que nos han metido con su infinita codicia. Por eso urgen soluciones que vengan de fuera de los que, a mi corto entender, nos meterían en otra igual sin pestañear.