Asuntos & cuestiones

En Navidad

Dicen que Johnny Weissmuller, el famoso actor que interpretó a Tarzán en la pantalla, pasó sus últimos días dando alaridos por la residencia donde estaba ingresado creyéndose el personaje que se crió en la selva. Chuck Norris ha entrado en esa fase en la que el personaje devora al actor. Ha solucionado la vida a tanta gente en la ficción que quiere soltar por las calles al héroe que interpreta para poner un poco de orden en este mundo tan decadente y corrompido. Así, dice en su columna semanal que la Virgen María habría abortado en estos tiempos de Obama si hubiera tenido una familia progresista, con lo que millones de almas se habrían perdido para la Historia.

Este visionario que es capaz de meterse en la psique de la madre de Dios para adivinar sus intenciones basa su afirmación en que es más sencillo abortar en estos tiempos que hacer frente a la vergüenza de ser madre soltera adolescente. Yo no especularía con las intenciones de la Virgen, ya que nunca he sido pastorcillo y, por tanto, he perdido muchas posibilidades de conocerla en persona, pero no quiero renunciar al placer de decir estupideces sólo porque el freno de la razón me reprima, así que voy a plantearle al bueno de Chuck otra posibilidad: si la Virgen hubiera nacido en el seno de una familia progresista, es posible que tuviera alguna noción de educación sexual y podría haber tomado medidas profilácticas para evitar que una paloma la dejara embarazada. Y, desde luego, sí que imagino, puestos a elucubrar, cómo actuaría Chuck Norris si el padre de la Virgen fuera él: la hubiera hecho miembro de la federación local de tiro a pichón.

Madre mía: ¡cómo está el personal!