Asuntos & cuestiones

La derecha perseguida

El juez Pedreira ha tomado la decisión de prorrogar la estancia en prisión del señor Correa dos años más. Resulta inusual el empeño del juez en recuperar tanto el dinero encontrado hasta ahora en cuentas y paraísos fiscales (63 millones de euros), como las propiedades de esta banda, cuyos miembros más destacados participaron como invitados de honor y testigos de boda de la hija del ex presidente Aznar. Estábamos acostumbrados a que este tipo de malhechores salieran a la calle beneficiándose de las reducciones aplicadas por buena conducta y arrepentimiento, sin que esa regeneración incluyera la devolución de lo sustraído.

La lista de propiedades acumuladas, presuntamente, por el señor Correa, a cambio de favores también presuntamente otorgados por el Partido Popular, es impresionante. Falta por saber cuál fue la contrapartida. Un par de trajes no parece un intercambio razonable para aquellos que presumen de ser grandes gestores y que vienen a sacar a España del rincón de la Historia y de la indigencia. Acongoja que no vean delito alguno en este cúmulo tan espectacular de fechorías, sino una persecución orquestada por Rubalcaba por motivos ideológicos.
No seré yo el que haga consustancial, como ellos, el robo y su ideología, pero, en mi ingenuidad, todavía estoy esperando una disculpa de los miembros del PP que no hayan participado en este latrocinio masivo por las descalificaciones que siguen haciendo miembros de su partido de los poderes del Estado que llevan a cabo la investigación. Sería un alivio que segregaran a los delincuentes antes de que las urnas les entreguen la llave de la Caja Grande.