Llega Lola con las rebajas

Dando un paseo por la calle me sorprendo al ver los titulares de los periódicos. La mayoría llevan a Dolores de Cospedal en su portada. Como sólo la duquesa de Alba acapara tamaño interés informativo, pensé de inmediato que se trataría de una buena nueva relacionada con su vida sentimental, pero no. Encumbrándola como si de la nueva “dama de hierro” que hundió la educación y la sanidad británicas se tratara, celebraban estos diarios, siempre al servicio de la propaganda antes que de la información, el anuncio de que De Cospedal va a recortar 1.815 millones de euros del gasto de su comunidad. Sin saber dónde va a meter la tijera, festejan con gran aparato gráfico la medida. Suponemos que no será en la subvención que reciben esos diarios en papel o publicidad institucional. El cosa se llama, tachaaaan: “Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos”. El título debe de estar en consonancia con ese juego que se trae De Cospedal de hacer lo contrario de lo que dice, como cuando se llamaba a sí misma representante del Partido de los Trabajadores sin que le diera la risa, o el más mínimo atisbo de rubor tiñera sus mejillas; o cuando recortaba las ayudas de viudas y dependientes y dejaba de pagar las medicinas mientras afirmaba que no iba a tocar el gasto social.

No se sabe si hará más daño el recorte o el recochineo, pero debería sujetarse un poco el corifeo mediático porque una medida de este tipo, y más sabiendo la crueldad que gastan los liberales, es siempre una mala noticia, muy mala.