¿Amnesia? ¿Demencia? ¿Mentira

Con la reiteración argumental que venía haciendo el PP del terrorismo, aprovechando incluso un congreso de asociaciones de víctimas (donde Rajoy es aclamado con gritos de “presidente, presidente”) para hacer campaña contra el Gobierno, leo con asombro el siguiente titular: “Rajoy promete restablecer la política antiterrorista de Aznar si vence el 9-M”. ¿Sabe lo que dice? ¿Podemos hablar de lo que pasó o es hacer memoria histórica y reabrir heridas intocables? Vamos a poner unos ejemplos de aquella política antiterrorista. El propio Aznar hablaba de “percepción de los cambios registrados en el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV), que se han traducido en intentos de aproximación a los que el Gobierno quiere ahora responder”. Ricardo Martí Fluxa, en 1997, decía: “La palabra rendición total es profundamente ajena a lo que puede suponer la posición del Gobierno en torno a ETA”. El director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivieso, declaraba por aquellos días que el instituto armado no se oponía al diálogo con ETA. Sólo cinco meses después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, Mayor Oreja anunció nuevos acercamientos de presos etarras a la Península: “Hay un compromiso (¿con quién?) de política penitenciaria más activa y lo vamos a hacer”. Esa política “más activa” se desarrollaría, según Mayor, aunque hubiera atentados de ETA. No hay espacio para más, ocuparíamos muchos folios. En 14 meses excarcelaron a 180 etarras (alguno volvió a matar), 135 fueron acercados a Euskadi y se invitó a volver sin ser juzgados a 304 prófugos. El señor Rajoy, en su mitin antigubernamental, se olvidó de citar estos pequeños detalles a las víctimas. Ligera amnesia que le permite exigir a los demás que no mientan.