Balagán

Vanunu vuelve a la cárcel

El 'espía atómico' Mordejai Vanunu, de 56 años, ingresó el domingo en prisión israelí para cumplir una condena de tres meses. Nacido en Marruecos, Vanunu trabajó durante varios años en el reactor nuclear de Dimona, al sur de Israel. Tras abandonar la fe mosaica y convertirse al cristianismo, reveló a un diario británico algunos secretos de la central de Dimona. En un proceso que se prolongó durante algún tiempo, el 'espía atómico' se convirtió en un pacifista convencido y dispuesto a denunciar las armas atómicas que Israel había fabricado y almacenado en Dimona, y que la comunidad internacional autorizó tácitamente. Poco después, el Mosad lo capturó en Italia, lo envió de vuelta a Israel en un contenedor de un barco carguero y fue condenado a 18 años de prisión. Cumplió la pena, la mayor parte de ella confinado en solitario, y en 2004 se le puso en libertad.

En realidad Vanunu nunca ha sido libre. Israel no le permite salir del país ni entrar en contacto con extranjeros. Precisamente por no haber respetado estas órdenes de los tribunales israelíes, el domingo volvió a prisión. Pero él insiste que lo que Israel no consiguió cuando lo confinó en solitario en prisión tampoco lo conseguirá ahora. Vanunu se ha convertido en la voz de la conciencia de muchos pacifistas de todo el mundo.

Me crucé con Vanunu por última vez hace algunos meses en la calle Saladino de Jerusalén oriental. Nos saludamos y le pregunté si quería reunirse conmigo para hablar de sus condiciones de vida. Me contestó que sólo se reuniría si le pagaba 1.000 dólares, pues necesitaba el dinero para vivir. A pesar de todo lo que ha sufrido, tenía un buen aspecto y su charla era lúcida, pero a menudo traslucía su resentimiento contra Israel y el judaísmo. Según Vanunu, Israel no lo está castigando por los secretos que reveló en los ochenta, o los que pueda revelar en el futuro (él dice que ya ha dicho todo lo que sabe), sino que no se le perdona que se haya dejado el judaísmo y se haya convertido al cristianismo. Hasta su familia ha dejado de hablarle por este motivo.