Opinion · Balagán

En el cementerio de madrugada

El histórico cementerio musulmán de Mamila se encuentra muy cerca de la ciudad amurallada de Jerusalén, a unos 200 metros de la Puerta de Yafa. Su origen se remonta al primer siglo del islam y entre sus tumbas hay algunas de compañeros de Mahoma que vivieron en el siglo VII de la era cristiana, así como otras de personajes notables, incluidos guerreros de las cohortes de Saladino.

El pasado día 10 de agosto, a las 2:30 de la madrugada, se presentaron en el cementerio obreros del ayuntamiento judío. que, bajo una fuerte protección de la policía israelí y amparados por la noche, vaciaron cientos de tumbas antiguas del sector del cementerio que todavía no ha sido aniquilado.

La mayor parte de Mamila ha dejado de ser cementerio en las últimas décadas. En los años sesenta, una parte importante del cementerio fue profanada para crear encima el Parque de la Independencia, que justamente queda enfrente del Consulado de los Estados Unidos. Déspués los israelíes construyeron encima del cementerio la calle que une las calles de Hilel y Agron. Más tarde se expropió otra parte importante del cementerio para construir un aparcamiento.

Ahora, Israel está reduciendo los terrenos del cementerio de Mamila a su menor expresión con la construcción en la zona de un polémico Museo de la Tolerancia. En la parte del cementerio que se ha vaciado se levantará un Museo que se podría haber construido en cualquier otra área de la ciudad, incluido el cementerio judío del Monte de los Olivos, que por cierto, es mucho mayor que el cementerio musulmán de Mamila.

Sí, hubiera sido todo un detalle por parte de Israel que el controvertdio Museo de la Tolerancia se hubiera construido sobre el cementerio judío del Monte de los Olivos.