Balagán

Compensaciones del Reino Unido

Activistas de la derecha y sobrevivientes del Holocausto se han unido en Israel para exigir al Reino Unido compensaciones morales, y probablemente también pecuniarias, por haber rechazado que una parte de inmigrantes judíos entraran en Palestina durante la Segunda Guerra Mundial. Palestina estaba entonces bajo el Mandato británico.

Hoy viernes se reunirán cientos de ancianos para poner en marcha un mecanismo con el que tratarán de buscar compensaciones por sus familiares muertos en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. La intención de la iniciativa, que cuenta con el apoyo explícito de varios ministros del Likud, como Yuli Edelstein, es lanzar una "campaña internacional" con la que pretenden que el mundo entero comparta "el derecho exclusivo y legal del pueblo judío a todo el territorio de Eretz Israel", o sea el Gran Israel.

Los demandantes sostienen que mediante la declaración Balfour de 1917 los británicos se comprometieron a crear un "hogar nacional judío" en Palestina y a facilitar por tanto implícitamente la entrada de judíos en Palestina, algo que también se acordó explícitamente en la Conferencia de San Remo de 1920, tres años después de la declaración Balfour. Sin embargo, los británicos, según los demandantes, limitaron la inmigración de judíos, lo que causó la muerte de muchos de ellos en Europa a manos de los nazis.

"La intención es exigir reconocimiento y responsabilidad por los resultados de la política británica durante su Mandato", ha dicho uno de los abogados que representan a los demandantes. "Todavía no hemos decidido si exigiremos compensaciones económicas o si simplemente nos conformaremos con una delcaración de reconocimiento". La campaña se llevará a cabo en los medios de comunicación con la publicación "masiva" de anuncios en los que se reclamará el derecho de los judíos a todo Eretz Israel.