Balagán

Concesiones

En declaraciones a Los Ángeles Times, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, ha dicho que Israel es lo suficientemente fuerte como para hacer "concesiones" a los palestinos y lograr la paz.

Dejando de lado que estas palabras contienen una gran dosis de cinismo, especialmente al considerar que salir de los territorios ocupados son "concesiones", Barak debería recordar que cuando él fue primer ministro, en el año 2000, Israel era tan fuerte como ahora y no hizo nada en esa dirección. Es más, su actitud intransigente y tajante, tanto como la de Netanyahu ahora, condujo directamente a la segunda intifada.

La historia muestra que Israel nunca ha hecho "concesiones" por iniciativa propia, voluntariamente. Baste recordar que a la Conferencia de Madrid de 1991 se llegó por la presión popular de la primera intifada y de la administración de Bush padre, gracias a James Baker. Que la salida de Líbano en 2000 la ordenó Barak cuando la sociedad israelí ya no podía seguir tolerando el goteo constante de soldados muertos. O que la salida de la franja de Gaza llegó como resultado de la segunda intifada y el goteo constante de muertos en Gaza, con la destrucción incluso de varios tanques Merkava.

Israel no ha hecho nunca "concesiones", como sugiere Barak. Y ahora, si es que hace algo, lo que parece muy dudoso, será por la presión de los palestinos o de la comunidad internacional, y no porque de una manera gratuita y generosa Israel quiera llegar a la paz. Esto sencillamente no ha ocurrido nunca.

Por eso es triste y lamentable observar el comportamiento silencioso de la UE, que nunca, a lo largo de su historia, se ha puesto de acuerdo para presionar a Israel. Es cierto que tanto Estados Unidos como la UE creen, o dan a entender que creen, que Israel necesita la paz, que la retirada israelí de los territorios ocupados redundaría en beneficio de Israel. Ayer Obama volvió a reiterar esta iniciativa pero Netanyahu la rechazó completamente.

Sería recomendable, por lo tanto, que estos agentes hicieran sentir su presión sobre Israel. De otra manera, sin una fuerte presión de los palestinos, sin una fuerte presión de Estados Unidos, sin una fuerte presión de la UE, nunca habra paz.