Balagán

Soldados de gatillo fácil

Al menos una veintena de palestinos y sirios muerieron ayer en el Golán. Eran activistas propalestinos que querían cruzar la valla que separa el Golán sirio del Golán sirio ocupado por Israel desde 1967. También hubo más de 300 heridos y lesionados.

Muertos y heridos eran manifestantes que habían ido allí para recordar el inicio de la guerra de 1967, cuando Israel ocupó Cisjordania, Gaza, el Golán y el Sinaí. Iban desarmados y aparentemente no constituían peligro para nadie. Hace apenas tres semanas 180 manifestantes lograron entrar sin oposición en el Golán ocupado por Israel y no ocurrió nada. Al cabo de unas horas regresaron por donde habían venido.

Pero las muertes de ayer han sugerido a algunos que los soldados israelíes son de gatillo fácil. Lo ha dicho el diario Haaretz, pero basta con mirar el perfil de los soldados para comprender que cada vez es más fácil que ocurra eso.

Si la sociedad israelí en general es cada vez más religiosa y derechista, el Ejército acoge la quintaesencia de esa tendencia. Está pasando en el Estado mayor, donde hace dos años el 40 por ciento de los mandos lucía kipá, una "declaración de intenciones" que ni siquiera existía ni se consideraba posible hace algunos años dentro del Ejército, por no hablar del periodo de la creación de Israel, cuando era absolutamente insólita.

Si esto pasa en los rangos más altos, qué será lo que está ocurriendo entre la tropa. Hay unidades que prácticamente están tomadas por los colonos más radicales de Cisjordania. Por lo tanto, no puede extrañar que los soldados, como sugiere Haaretz, sean de gatillo fácil.

Y no puede extrañar que Siria, por primera vez desde 1967, permita ahora que los palestinos se acerquen a la valla del Golán. Los sirios consideran que Estados Unidos e Israel están detrás de las protestas que han causado unos 1200 muertos desde marzo en ese país. Un pariente del presidente Asad lo dijo el mes pasado: "Si en Siria no hay calma, tampoco la habrá en Israel".