Balagán

Cinco años

Se cumplen cinco años desde que tres milicias palestinas capturaron a Guilad Shalit. El soldado estaba destinado en la frontera entre Israel y Gaza cuando fue capturado y conducido a la franja de Gaza. Desde entonces poco se ha sabido de él, aunque Hamas, que es quien lo tiene en su poder desde hace algunos años, asegura que se encuentra en buen estado de salud.

Un video de hace algún tiempo mostraba a Shalit fresco y sonriente, pero la procesión debe ir por dentro. Permanecer cinco años confinado más o menos en solitario no debe ser muy sano, así que no sabemos cómo se encontrará cuando sea liberado, si es que algún día llega ese momento.

El primer ministro Netanyahu, como su antecesor Olmert, no ha mostrado un gran interés en la liberación del soldado. Hamas exige a cambio la liberación de cientos de prisioneros palestinos, algunos de ellos milicianos responsables de ataques y atentados mortales, y Netanyahu no parece estar a favor de un canje semejante.

Algunos israelíes recuerdan que durante su primer mandato, entre 1996 y 1999, Netanyahu liberó al jeque Ahmad Yasin, fundador y líder espiritual de Hamas a cambio de tres agentes del Mosad detenidos en Ammán cuando querían asesinar a Jaled Mashal, el líder de Hamas en el exilio. Mashal vive hoy en Damasco y el jeque Yasin fue asesinado en Gaza por la aviación israelí durante la segunda intifada.

En la liberación de Shalit, en el canje de prisioneros, se interpone el orgullo de Netanyahu. El primer ministro no quiere aparecer como un político débil y que se deja manipular por una "organización terrorista". De ahí que la liberación parezca lejana. Sólo un cambio de actitud radical por parte de Netanyahu, o una operación militar efectiva, puede acabar con la angustia de la familia del soldado, aunque la operación militar entrañaría muchos riesgos.