Opinion · Balagán

Compromiso

El veterano periodista del Maariv Ben Caspit, que suele estar bien informado, dice que en el encuentro que esta semana mantuvieron Obama y Netanyahu en la Casa Blanca terminó con un curioso compromiso.

Netanyahu prometió no atacar este año a Irán con el fin de no crear problemas a Obama durante el año electoral en Estados Unidos. A cambio, Obama prometió a su interlocutor suministrar a Israel el sofisticado armamento que necesitará para atacar a Irán, incluidas bombas que son capaces de perforar búnkeres profundos y aviones nodriza capaces de recargar el depósito de los cazas en pleno vuelo en una operación de largo alcance, como la que sería si Israel ataca Irán.

Maariv deja claro que Netanyahu solo se ha comprometido a «aplazar» el ataque contra Irán hasta después de las elecciones americanas.

El periódico de Tel Aviv también indica que Obama no ha dado «luz verde» a Netanyahu, pero tampoco «luz roja», sino más bien una «luz amarilla» intermedia. No obstante, Obama ha dejado claro que espera que Israel no ataque a Irán antes de las elecciones. Obama vería muy mal una operación militar no coordinada con Estados Unidos en el transcurso de este año.

Hay analistas, sin embargo, que sostienen que Israel no tiene capacidad militar suficiente para destruir el programa nuclear iraní, que Teherán dice que es exclusivamente civil, y que para ello necesitaría la ayuda de Estados Unidos. En algunos medios no se descarta que Israel lance un ataque de tal manera que arrastre a Estados Unidos.