Balagán

Informe 'contraproductivo'

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas divulgó ayer un informe que señala que la presencia de las colonias judías en Palestina viola los derechos humanos y busca expulsar a los palestinos de su tierra.

El informe ha sido elaborado por tres expertos de Francia, Botswana y Paquistán. "La magnitud de las violaciones relacionadas con las políticas de Israel de desposesiones, expulsiones, demoliciones y desplazamientos de la tierra, muestras la amplia naturaleza de las violaciones de los derechos humanos", indica el informe.

"La motivación detrás de la violencia y la intimidación contra los palestinos y sus propiedades persigue sacar a la población palestina fuera de sus tierras y permitir la expansión de los asentamientos", añade el informe.

El Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional y la Cuarta Convención de Ginebra consideran que la expansión israelí en los territorios ocupados son crímenes de guerra, pero Israel lo ignora sistemáticamente sin que nadie se atreva a obligarla a cumplir los acuerdos internacionales.

La Cuarta Convención de Ginebra prohíbe explícitamente desplazar a la población de la potencia ocupante a las zonas ocupadas.

El informe recomienda a los países, empresas e instituciones internacionales que "cumplan con sus obligaciones y sus responsabilidades" y apliquen sanciones políticas y económicas contra Israel para que este país respete la legislación internacional. También pide a Israel que empiece a evacuar a sus colonos de Palestina.

Más de medio millón de colonos judíos residen en Palestina y la mayoría de ellos han emigrado en los últimos años alentados por los distintos gobiernos israelíes.

Israel no ha querido participar en la investigación de las Naciones Unidas y ha calificado el informe de "contraproductivo". "El único camino para resolver todas las cuestiones pendientes entre Israel y los palestinos, incluida la cuestión de los asentamientos, es mediante negociaciones directas sin condiciones previas", ha dicho el ministerio de Exteriores israelí.

Esta declaración refleja la posición tradicional de Israel, que exige que las dos partes estén de acuerdo, pero que en la práctica obliga a los palestinos a aceptar las demandas de Israel.

La comunidad internacional debería forzar a Israel a cumplir las resoluciones y la legalidad internacionales, y debería hacerlo cuanto antes mediante una fuerte presión, puesto que de otra manera Israel seguirá haciendo lo que ha hecho hasta ahora: multiplicar la expansión colonial en Palestina y con más ahínco en el sector oriental de Jerusalén.