Balagán

Europa se sorprende

El miércoles el presidente del parlamento europeo vivió una agitada jornada en Jerusalén, concretamente en la Kneset, desde cuyo podio se dirigió a la cámara.

Martin Schulz provocó la ira de algunos diputados cuando dijo a) que los israelíes consumen mucha más agua que los palestinos y b) cuando criticó el bloqueo que sufre la población de Gaza.

El ministro de Economía israelí, Naftalí Bennett, le acusó de "mentiroso" y ordenó a todos los diputados de su grupo, la Casa Judía, que abandonarán la cámara en señal de protesta.

Incluso el primer ministro Binyamin Netanyahu criticó a Schultz y dijo que la información que había dado sobre la distribución del agua no era cierta, aunque Netanyahu no dio la información "correcta", tal vez por considerarla, como tantas otras cosas, secreto de estado.

Que el bloqueo de Gaza está causando un enorme sufrimiento a los civiles, incluidos cientos de miles de niños, es cosa archisabida y desde luego no se trata de una "mentira". Al contrario, el bloqueo es brutal desde hace ya muchos años y ha sido denunciado por mil voces y desde mil ángulos distintos.

En cuanto al agua, los datos son muy alarmantes si se compara el consumo de la población palestina de Cisjordania con la de Israel; mucho más alarmantes si se compara a la población palestina de Cisjordania con la de los colonos judíos en Cisjordania, y ya son trágicos si se compara a la población de Israel con la de la franja de Gaza, donde entre el 90 y el 95 por ciento del agua no es apta para el consumo humano según los baremos de la Organización Mundial de la Salud.

El presidente del parlamento europeo ha dicho a Die Welt que se siente "sorprendido y herido" por la reacción de los diputados israelíes, entre otras cosas "porque mi alocución (en la Kneset) fue pro-israelí".

Lo más gracioso de este asunto es que el "mentiroso" Schultz se sienta "sorprendido" por la reacción israelí, pues su sorpresa muestra que no entiende lo que ocurre en Israel, donde el mes pasado el viceprimer ministro y ministro de Defensa, Moshe Yaalon, acusó a John Kerry de "obsesivo y mesiánico" por tratar de que israelíes y palestinos "negocien".

A Kerry, por supuesto, como también a Schultz, se les ha acusado de "antisemitismo".

No es que Europa "mienta", como dice el ministro Bennett, sino que Europa guarda silencio ante los atropellos y las violaciones sistemáticas de la ley internacional por parte de Israel, que es otra forma de mentir.