Balagán

Bibi contra 'Hussein Obama'

Conforme ha ido avanzando la campaña para las elecciones de mañana martes, el partido de Benjamín Netanyahu se ha debilitado en las encuestas. Paralelamente ha mostrado una mayor agresividad, seguramente con la intención de mejorar sus proyecciones.

La agresividad se ha dirigido contra los partidos de la oposición, principalmente a la Unión Sionista, la coalición de centro-izquierda que lideran los laboristas, pero también contra el fantasma de la injerencia extranjera.

Netanyahu ha pasado apresuradamente de considerar a Irán como el peor enemigo de Israel a considerar a Barack Obama como el gran enemigo del pueblo de Israel y por extensión del pueblo judío.

El Jerusalem Post, el único diario de pago que apoya a Netanyahu, revelaba ayer que el Likud realiza una campaña de persuasión telefónica en la que se habla despectivamente de "Hussein Obama".

El nombre completo del presidente americano es Barack Hussein Obama. Hussein es un nombre claramente musulmán, de ahí que los estrategas del Likud lo utilicen para demonizar al encarnizado enemigo de Netanyahu.

El mismo Netanyahu lleva varios días denunciando que existe una conspiración extranjera contra él. No ha nombrado a nadie pero todo el mundo sabe que se refiere a Obama y a ciertos países europeos.

Netanyahu se presenta como el único político capaz de plantar cara a Obama y a la comunidad internacional, y vaticina que si no consigue presidir el próximo gobierno, habrá una catástrofe de funestas consecuencias.

El Likud ha decidido conducir su campaña haciendo hincapié en supuestas amenazas extranjeras y centrando sus esfuerzos casi exclusivamente en la figura de Netanyahu, algo que en las últimas fechas se le ha criticado incluso dentro del partido, a la vista de las proyecciones de los sondeos.

La campaña electoral no solo se desarrolla en Israel, sino también en el extranjero y principalmente en Estados Unidos.

El 4 de marzo Netanyahu pronunció un controvertido discurso en el Congreso en contra de la opinión de Obama y atacando al presidente americano, aunque no parece que sus palabras y las multiples ovaciones de congresistas y senadores le hayan reportado beneficios.

El sábado la cadena estadounidense Fox informó de que un grupo de senadores va a investigar si la administración de Obama ha financiado a grupos israelíes que han hecho campaña contra Netanyahu. Un comité senatorial conducirá la investigación, una noticia que forma parte de la misma campaña electoral de Netanyahu.